miércoles, 28 de mayo de 2014

Día 10: La teoría del después

...es inútil, inútil!" me había despertado en un Después. Cómo puedo explicarles a las mentes bobas lo que significa un Después. Al fin y al cabo todavía yo no puedo entenderlo. Me confunde. Estoy como atorado en un fractal de ideas, sin que ningún contenido extra pueda aparecer o escapar, y aun así la posibilidad permite que no sea de ese modo.
      Ante todo claridad. Es claro que esta situación ya se ha vivido, y se vivirá nuevamente. Así que una vez más, cómo explicarlo. Un ejemplo sencillo. Velocidad de la luz y velocidad del sonido, eso explica, a través de la física, como es posible que el rayo preceda al trueno. Imaginar la posibilidad de que convivan ambos en un mismo espacio, aún sin que sus valores tangenciales entren en contacto, eso sería la teoría del después, o sea, un momento que no es ni ahora, ni antes, ni siquiera es futuro, es solo después, o de un modo más resumido, un tiempo desplazado.
      ¿Cómo es posible que se desplace el tiempo de las coordenadas comprendidas por el ser humano? Ahora sí viene una respuesta sencilla. En el aire, no solo hay oxígeno, sino también ciertas partículas, las cuales todavía no han podido ser captadas bajo ninguna tecnología terrestre, partículas con las que me crucé por casualidad hace una semana, o un siglo, lo mismo da, el tiempo ya no importa.
      A estas pequeñas partículas vamos a llamarlas "fragmentos de azar". Estos fragmentos son como una especie de residuo de tiempo, para las mentes bobas, caca de tiempo. Estos excrementos vuelan en el aire y desafían las leyes físicas establecidas por la naturaleza, que vendría a ser el inodoro de estos fragmentos de azar.
      Los fragmentos de azar están esparcidos por doquier. Generalmente no suelen cruzarse por nuestras vidas, porque sus caminos son diferentes, manejan energías alternativas y opuestas a la lógica de la gravedad terrestre, a su vez el plano interdimensional en el que establecen su hogar rara vez cruza al nuestro. Pero como el nombre con el cual acuñamos estas partículas bien lo dice, el azar es su motor rector.
      Y cada tanto una se salta a nuestro plano de existencia. Que nos crucemos con una de ellas es tan probable como que un rayo ocurrido en Júpiter nos dé de lleno en nuestra cabeza. Poco probable, pero probable. Hace una semana, un siglo, dos años, 3 segundos, 24 minutos, mañana, no me crucé con una de ellas, y a su vez me crucé.
      Es curiosa la manera en que opera un fragmento de azar, precisamente por su no-manera de operar. No hay un patrón establecido en estas partículas. A veces ocurren viajes en el tiempo desaforados, otras veces es la repetición constante de un mismo día, o segundo, por momentos todo es negro y nada existe, y otras veces es todo a la misma vez.
      El fragmento de azar es una cosa aún más sorprendente que un Aleph, digamos que es una versión mejorada, pero beta, con sus consecuentes inestabilidades. Cuando un fragmento de azar golpea una puerta, no es gran inconveniente, ahora, cuando nosotros somos su destino, es el equivalente a una bendición maldita.
      Es como vivir en un laberinto de espejos y saber que todo es una mentira, y una gran verdad, al mismo tiempo, y vivir acelerado, lento, en pausa, y en la nada. Y los reflejos ríen, lloran, se enojan, rasguñan, gritan, te pervierten. Al confluir todo en una sola mente, el sistema nervioso suele colapsar, y en verdad colapsa, aunque uno se engañe, y quiera escribir desde una aparente sobriedad, y quiera demostrar su sobriedad, aunque vivas borracho de tiempo, loco en un espacio que existe y no es, en otro tiempo que ya no se llama tiempo, sino DIOS, o AZAR, qué más da. Locura se alterna con sanidad, pero ambas son dos caras de una misma moneda. Es curioso, cuando te toca un fragmento de azar, esa metáfora ya no es útil, porque la moneda con sus dos caras es la misma cara duplicada y opuesta, al mismo tiempo. 
      A veces tengo la esperanza que me libero del fragmento del azar, me duermo, cuando se puede dormir, cuando lo permite DIOS/AZAR/TIEMPO/NO-TIEMPO, pero luego abro los ojos y digo: "¡Tonto de mí, ya no puedo escapar, es inútil...

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...