viernes, 23 de mayo de 2014

Día 5: Efectos colaterales de la escritura.

      Ejercicios de combinatoria, ¿qué poner?, ¿qué sacar?, ¿quedará linda esta frase?, si quiero llegar a X punto, mejor dejo la intención plagada por ahí para que al final lo entiendan. Pero, ¿está claro? Yo lo entiendo, ¿me gusta? ¿lo borro?

      La mente, el cerebro y todo el cuerpo ante la hoja en blanco. Hay que demostrarle a ese papelucho que somos más fuertes, que la inconstancia y el bloqueo no nos van a vencer. Pero claro, esa es la idea central de lo que voy a expresar, ¿por qué no pensé antes? y si, pero antes la hoja no tenía nada, era un mero testimonio de mi ecolalia mental.
      Otras veces hay que apurar al sentir esquizofrénico, que quiere correr otra historia hacia cierto punto, y no, por ahí no es. ¿cómo llegar a ese final si no hay un buen inicio? Y si el principio está, ¿adónde quiero llegar? Ahí parece que queda algo corto, y habrá que agregarle alguna situación colorida como para engordar la hoja.
      La escritura es como el sexo. El cuerpo, la mente lo pide, pero es un manojo de tensiones, está todo duro y por eso necesita acabar, el orgasmo de la mente, esa distensión posterior al hecho que te dice: "ahora que la hoja está llena podes relajarte"... al igual que el sexo, ¿cuánto dura esa sensación de bienestar, de autodominio? ¿horas, días, minutos, siglos? 
      Estoy bien, estoy contento, soy un niño inseguro, quiero un abrazo, ¡conteneme carajo!, y qué puede importarme en la cima de la montaña, aunque la caída sea dura. 
      De alguna forma la hoja termina llena. Palabras, letras, expresiones incoherentes, ingenios de ocasión, desarrollos velados, una pseudohistoria del fracaso, y ¿quien va a criticarlo? Si es arte. 
      Después querés más, estás desaforado, neurótico, loco. Una hoja llena no alcanza, un solo orgasmo textual no alcanza. Al ego le encanta tragar el semen intelectualoide de la hoja llena. ¿Habrá que echarle la culpa a las hormonas? ¿la hormona de la escritura? 
      Algo dentro mio me dice que tengo que acabar. No más efectos colaterales de la escritura. Ha sido un placer.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...