viernes, 6 de junio de 2014

Día 19: El primer teletransportador

                                                                                                              ¿Y la gente? —preguntó Mike Tevé—, ¿Podría enviar a
                                                                                                               una persona de un lugar a otro de la misma manera? 
                                                                                                              —¡Una persona! —gritó el señor Wonka—. 
                                                                                                              ¿Has perdido la cabeza? 

                                                                                                              —Pero, ¿podría hacerse? 

                                                                                                              —Santo cielo, niño, la verdad es que no lo sé...
                                                                                                              Supongo que sí... Sí, estoy casi seguro de que se
                                                                                                              podría... Claro que se podría... Aunque no quisiera
                                                                                                              correr el riesgo... Podría tener resultados muy
                                                                                                              desagradables...

                                                                                                              Pero Mike Tevé ya había salido corriendo. En cuanto
                                                                                                              oyó al señor Wonka decir «Estoy casi seguro de que
                                                                                                              se podría... Claro que se podría», se volvió y echó a
                                                                                                              correr a toda prisa hacia el otro extremo de la
                                                                                                              habitación donde. se encontraba la enorme cámara.
                                                                                                               «¡Miradme», gritaba mientras corría. «¡Seré la
                                                                                                              primera persona en el mundo enviada por televisión!»

                                                                                                              ROALD DAHL
                                                                                                              Charlie y la fábrica de chocolates
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
                                                                                                     

       La ciencia sueña. A veces mide sus capacidades, como un leopardo en la oscuridad al acecho de su víctima. La ciencia, detrás de un matorral, se lame como un gatito, y saca sus garras, mientras escupe una bola de pelos. 
       Hoy es un día importante para la ciencia. Todo gracias a los logros del benemérito profesor Coniglio. Un logro por demás impensado, luego de su traumática experiencia en el equipo del gran colisionador de hadrones.
       Sus ex compañeros lo recuerdan con pocas simpatías. Lo tildaban de tener un humor cáustico, y de pasar la mayor parte del día borracho o dormido. La situación se hizo insostenible. Una lata de cerveza media llena encontrada dentro del acelerador de partículas fue la gota que rebalsó el vaso. Desde su expulsión sin goce de sueldo, el doctor Coniglio montó un improvisado laboratorio en el garaje de sus padres. 
       Un día la fama tocó a sus puertas. Ocurre con todos los genios, es tan solo cuestión de tiempo. Papá Coniglio nos recuerda al prodigio de su hijo con gran cariño: "Siempre fue un vago, y siempre lo va a ser, si lo dejé volver a casa, es porque le tengo lástima. No creo que vaya a sentar nunca cabeza. Es un maldito fracasado" El resto de las declaraciones de Papá Coniglio, no pueden ser expuestas en este cuento, porque pueden herir la sensibilidad de los lectores.
       Mamá Coniglio era diferente, nunca tuvo las demostraciones de cariño de Papá Coniglio. En realidad no tenía ninguna demostración. Lo suyo hacia su hijo era una completa, total indiferencia. Un hijo fantasma. 
       Dentro de este precioso cuadro familiar, el gran profesor Coniglio dio sus primeros pasos en el mundo de la ciencia, algo torpes por cierto, pero efectivos. Su primer experimento se trató de un sistema automático de iluminación inteligente. Gracias a su invento, se ahorraría cuantiosas cantidades de electricidad, ya que el sistema detectaría la presencia de humanos, y la luz se activaría. Pero hubo un error en el chip central del sistema, y lo que debería ser un éxito, terminó con un exitoso incendio. De la casa de sus padres no quedó ni una astilla.
       Luego de decenas de experimentos con resultados similares, la suerte pareció llegarle al doctor Coniglio. Los años de estudio y esfuerzo rindieron frutos. Su primer trabajo serio en las ligas mayores de la ciencia lo esperaba. Claro, el trabajo fue el desastre del colisionador, de lo cual ya no se puede acotar nada más.
       Pero esta vez iba a ser diferente. No habría explosiones ni casas quemadas. Su invento era revolucionario, al menos en el sentido teórico. El doctor Coniglio había creado el primer transportador de materia, y esta noche, a las 8.35, hora GMT, sería el primer ser vivo en utilizarlo.
       El revuelo mediático fue inmenso. Internet colapsó. El mundo estaba expectante. A las 8.35 en punto, las cámaras del mundo dieron el pie a un pletórico doctor Coniglio, el cual, vestido para la ocasión, explicaba a sus remotos asistentes los mecanismos de su invento y los alcances que podría tener con su aplicación. De acuerdo a sus cálculos, en 10 minutos entraría en el dispositivo que señalaba, nervioso, con su dedo, y sería teletransportado al living de sus padres, lugar en donde se encontraba otro dispositivo de iguales características, diseñado para la recepción de la materia a teletransportar. 
       Los resultados fueron lamentables. Es como decía Tu Sam a la audiencia, es algo que puede fallar. Y así fue. El experimento del primer teletransportador falló. El doctor Coniglio había explicado los riesgos. La posibilidad de morir, ser rebanado en mil pedazos, aparecer en otro rincón de la galaxia, y así sucesivamente. Para su alivio, nada de eso ocurrió. En realidad el resultado fue algo peor. 
       El doctor Coniglio caminó a través del dispositivo, y apareció en el living de sus padres. Claro que el doctor Coniglio que apareció en el living de sus padres no conocía al doctor Coniglio que caminó a través del dispositivo, y viceversa. 4 minutos y medio, otro doctor Coniglio apareció. Y otro, y otro, y otro.
       Papá Coniglio maldijo el cruel invento en todas las lenguas inventadas por el hombre. No contento con el cariño que tenía para con su hijo, ahora tendría que repartirlo entre miles y miles de clones que surgían, como vómito, desde ese horrible armatoste colocado en el living.
       Fue así como, a través de una gran tragedia familiar, que el gran profesor Coniglio inventó, por accidente, la primera máquina para clonar materia. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...