lunes, 23 de junio de 2014

Día 36: Cosas de pelícanos

      Cuando abrimos la Wikipedia y escribimos la palabra Pelícano, nos aparece una somera introducción: 

      Los pelícanos son famosos por sus enormes picos, pero poseen otro rasgo distintivo: a diferencia de otras aves acuáticas, tienen los cuatro dedos palmeados, al igual que los cormoranes y alcatraces. Se alimentan de peces, y la mayoría vive en el mar. El pelícano es el único animal que traga agua salada y en su garganta la convierte en agua dulce para su consumo.
      Pueden volar durante mucho tiempo, pero se les hace difícil moverse en tierra.

      Bien. Cierro esta puerta de conocimiento virtual. Fue un portazo duro, ¿no? No se preocupen, el terreno de las especulaciones es mucho más jugoso. Hagamos un pequeño recuento. Es el símbolo de los Rosacruces, además el tipo es mencionado por Santo Tomás de Aquino, por Plinio el Viejo y la reina Isabel I de Inglaterra. Menudo bicho poderoso. Lindas amistades supo contraer. ¿Estaremos en condiciones de hablar de una conspiración pelícana?
      Incluso me pregunto, irritado, ¿qué es todo eso del Informe pelícano? No se necesita  poseer grandes dotes de genialidad para afirmar que el pelícano está metido en todo. Así que no sería tan descabellado que razonemos su figura a partir del eje conspirador. Podemos preguntarnos, ¿Qué nos quieren esconder los estratos poderosos de esta sociedad detrás de dicha graciosa figura?.
      En primer lugar nos quieren hacer creer que son inofensivos, incluso su curioso pico ha sido fuente de numerosas chanzas en dibujos animados como Los Picapiedras. Yo quiero creer que no es tan así. Golpeo con moderación la mesa de la incredulidad. No puede ser así, algo tienen que estar tramando.
      Después de todo, les gusta volar, no les gusta andar demasiado en la tierra. Eso quiere decir que no quieren estar con nosotros. Nos evitan. ¿Alguna vez se han imaginado la de cosas macabras que pueden llegar a hacernos cuatro dedos palmeados? Yo sí. Y no necesité abrir la biblia para encontrar los signos. Están ahí, frente a nosotros.
       Nos observan, desde el aire. Estudian nuestras conductas. Tienen una gran bolsa debajo de su pico para esconder cosas. Roban nuestros pescados. Atacaron desde tiempos inmemoriales nuestro sistema occidental de creencias. Actúan en el agua, giran en semicírculos, sin llamar la atención. ¿Es que nadie huele una pantalla detrás de todo esto? 
      Por favor, el tipo es, lo repito, el símbolo de los Rosacruces. Esa gente no se andaba con bromas. Las antiguas generaciones cuando querían hacer una secta, lo hacían de verdad. Entonces, a la hora de escoger un símbolo, entre tantos pájaros, vas a elegir justo al pelícano. Justo, ¿no?.
      Pregunto, ¿el pelícano no actuará como una divinidad? Vive en la Tierra hace unos cuantos millones de años, son más viejos que nosotros. Tienen más experiencia. Son medio parientes de los dinosaurios. Quizás incluso puedan llegar a ser alienígenas. Quién sabe.
      Pienso y sigo pensando, todas las alternativas posibles. De momento, voy a evitar acercarme al mar. Por las dudas.
      

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...