lunes, 28 de julio de 2014

Día 71: Jugo de cerebro

       Son proteínas, les digo. Es jugo de cerebro. No me creen. Me toman por un raro que va con su vasito de contextura rara a todas partes. No puedo establecer una conversación seria o con cierta lógica sin que las personas recaigan en mis hábitos alimenticios.
       Vivimos en un país libre. Hay gente que asesina, otros venden drogas, a algunos les gusta vestirse como Barbra Streisand, y a mí me gusta el jugo de cerebro, ¿cuál es el pecado?. Las viejas hacen arcadas, como si las obligara a que compartan conmigo el contenido. Nunca lo hago, lo quiero todo para mí. Soy medio avaro, lo acepto. Pero nunca las obligué a nada. Ni siquiera me importa demasiado que todo el mundo sepa que hago o dejo de hacer con mi alimentación. Al fin y a cabo, ellos me preguntan.
       Hay que aceptarlo. Las personas son curiosas, y muchas veces prefieren meter las narices en asuntos ajenos antes que en los propios. A decir verdad, ni siquiera soy un asesino. Espero a que mueran, y después me robo su cerebro. Total, ¿quién va a querer un cerebro muerto?.
       Bueno, lo acepto, también mi fama me ha puesto en el vórtice del huracán. Les pido disculpas, no me presenté. Soy Genaro Georgalos, campeón nacional de físicoculturismo en los años 2008, 2009 y 2010. Practico levantamiento de pesas desde mi adolescencia, y consumo jugo de cerebro desde hace diez años, más o menos. 
       Hay que entenderlo. El músculo no se desarrolla solo. Se necesita mucho ejercicio, y muchas veces, ese empuje extra que brindan otros elementos. Nunca quise entrar en las porquerías de los esteroides. Siempre opté por métodos naturales. Mi entrenador siempre me decía: el cuerpo necesita proteínas, proteínas, y más proteínas, el resto no sirve para nada. 
       Así que le hice caso. Tomé batidos de proteínas, mucha carne, huevo, leche, así todo junto, por varios años, hasta obtener los resultados deseados. Con toda la masa muscular ganada, a costa de un arduo entrenamiento, pude avanzar en mi carrera. Pero no era suficiente. Necesitaba más proteínas. Y no llegué al jugo de cerebro por casualidad. Fueron años de cuantiosos experimentos y mucha investigación. 
       En realidad no quiero mentirles, no es jugo de cerebro, en realidad es un compuesto de huevo y jugo de cerebro, aunque en su mayoría es cerebro. 
       En este momento es que deseo parar con todas las acusaciones que han caído sobre mí. Me han llamado animal inhumano (curioso denominativo), caníbal, siniestro. No soy nada de eso. Tengo una ética de trabajo estricta. Y mi cometido es seguir firme a mis planes de trabajo. 
       Aquellos que desean comprobar los beneficios del jugo de cerebro, pueden escribirme a mi mail, o llamar a mi centro de atención Fitness 24/7, donde nuestras operadoras lo atenderán las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y podrá encargar este preciado producto. A los que nos llamen en las próximas 12 horas, les bonificaremos la compra de 500 cc de jugo de cerebro con un paquete de barritas de rótula. Los esperamos. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...