domingo, 3 de agosto de 2014

Día 77: Los fósforos

      El regocijo de las llamas. Arde la pira. Las manos están inquietas. Sudan. Traspiran un orgasmo incalculable. El fuego es mi Dios. El fuego es todo lo sagrado. Es el dilema de la carne, la disyuntiva ante la supervivencia del cuerpo. 
      He corrido por muchos senderos. Escapo. Huyo de mi pasado. Quemo para olvidar, para no dejar rastros. La evidencia de mis hechos me condenaría a muchos años de cárcel. Prefiero la libertad del fuego. El sentimiento ígneo, que todo lo quema, que todo lo arrasa. 
      Hay una delicia erógena en ver las cosas chamuscar. Mis extremidades se retuercen ante las chispas, al sentir el calor. Es lo que nadie entiende. No se comprende que la necesidad exige ir más allá. Una vez consumado el rito, siempre habrá lugar para uno más.
      Las leyes no entienden los límites de una necesidad. Temen que uno ejerza el libertinaje. Para ellos, mis actos son caóticos, raides delictivos pergeñados por una mente enferma. No comprenden el sentido, la belleza del acto. Me han llamado asesino, iconoclasta, esquizofrénico, loco, visionario, delincuente, inadaptado. Ninguna de esas palabras responde a la realidad.
      Quiero que me entiendan. No necesito que aplaudan mis actos. No necesito la compasión de mis congéneres. Tampoco pretendo hacer masivo mi mensaje, ni busco el encierro. Solo quiero que sepan que necesito que me dejen en paz. Necesito que me dejen ser. 
      Nací en una buena familia, nunca me faltó nada, ni cariño, ni un techo en donde pueda crecer sano. No los culpen. En  todo caso es mi responsabilidad. Yo elegí este camino. 
      Sé que estoy en un apuro. Por eso escribo esta carta. Los policías me pisan los talones. Quieren que me entregue. Quieren que negocie con ellos. No les voy a dar nada. Mi cuerpo es mío. A él le tengo reservado mi último ritual. Hacia las cenizas me conduzco. Es una pena tener que esperar tanto. Hace cinco días que conduzco sin parar hacia el sur y lo único que tengo en la guantera es una foto y una caja de fósforos humedecida.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...