domingo, 21 de septiembre de 2014

Día 126: El palacio de la hipocresía y la verdad

                                                                                                           Cuando el palacio estuvo terminado, el señor Wonka
                                                                                                            le dijo al príncipe Pondicherry: «Le advierto que no 
                                                                                                            durará mucho tiempo, de modo que será mejor 
                                                                                                            que empiece a comérselo ahora mismo.» 
                                                                                                             «¡Tonterías!», gritó el príncipe, «¡no voy a 
                                                                                                             comerme mi palacio! ¡Ni siquiera 
                                                                                                             pienso mordisquear las escaleras 
                                                                                                              o lamer las paredes! 
                                                                                                              ¡Voy a vivir en él!»

                                                                                                             Charlie y la fábrica de chocolates 
                                                                                                             ROALD DAHL



      De la misma forma en que Horacio erigió hace tiempo un monumento más duradero que el bronce, así de efímera fue la construcción de otro loco príncipe del lejano oriente. El palacio lo construyó con sus propias manos. Fastuoso hasta decir basta. Un consorcio de siete estrellas en el medio del desierto iraquí. 
      Las habitaciones eran un portento de la arquitectura. Una alabanza a los dioses del diseño, si es que existen. ¿Para tanto? Si, para tanto. Aunque los comentarios respecto al palacio denominado de la hipocresía y la verdad solo provienen de fuentes orales. No hay fotos. No hay resultados en búsqueda de google. Nadie habla de ello en las redes sociales. Un silencio atroz cae sobre los orígenes de aquella magnánima construcción.
      Un beduino lo atestigua, con fervor mahometano: ese templo está hecho de caca. Caca en las paredes. Caca en el techo. Caca en las escaleras. Todo hecho de caca, hasta el inodoro. Es lo más parecido al adobe, el beduino conviene.
      Noticias acerca de la extravagante morada del príncipe del lejano oriente corrieron a lo largo del Eúfrates. El tipo está loco. Ese hombre usa su propia caca. Hace como veinte años que junta sus desperdicios en balde.
      Cuenta que un día los movimientos de caca en el desierto terminaron, así como la obra del príncipe. Desde ese entonces, el hombre se dedicaba a predicar desde una terraza del palacio. Invitaba a todo habitante del desierto a pasar a su morada, que contemple los designios de dios para con la humanidad. Una gran bola de caca, de hipocresías y verdades.
      Predicaba hasta la afonía, con un gastado megáfono. Por cierto nadie lo escuchaba. Lo tenían por un millonario excéntrico con mucho tiempo para perder. Además, aquella zona del desierto no tenía el mismo tránsito que Times Square. 
      El hombre solo con su caca, despotricaba contra la humanidad. Hablaba acerca de un plan divino que nadie entendía. Sus creencias, así como su palacio, eran difíciles de digerir.
      El beduino recuerda al hombre. Un tipo menudo, de largas extremidades. Rostro anguloso y barba poco cuidada. Lo vio por última vez semanas atrás, antes de que el final se precipitara sobre el palacio.
      El estruendo sacudió el desierto de Irak. El beduino se sobresaltó. Temió un bombardeo del extranjero. Eran como las dos de la madrugada. Tomó sus prendas de abrigo y salió de su tienda. 
      Desde su morada divisó el palacio, a unos kilómetros. El palacio se caía de a pedazos. Al menos eso parecía, si su visión nocturna no lo engañaba. 
      Preocupado por el príncipe se acercó a lo que sin dudas eran las ruinas del palacio. Nunca había estado tan cerca. El olor era insoportable. Un hedor tan persistente que haría palidecer a un cadáver. El beduino recurrió a sus mantos para taparse la nariz y atenuar las náuseas. 
      Lo buscó entre los restos. Esperaba encontrar su cuerpo debajo de una pared rota de caca. Nada. La arena había tragado los restos del príncipe. Su desaparición aun no ha sido resuelta. 
      El beduino sacude la cabeza. Era un buen hombre. Ha visitado a mí familia en un par de ocasiones, incluso compartimos nuestros alimentos. No lo dudo, tenía pensamientos extraños. El hombre saca un libro de tapas negras. Es lo único que encontré entre los restos del palacio. Está lleno de códigos que no comprendo. Como escrituras de una civilización distante. Tiene muchos dibujos. Presiento que alguna respuesta tendrá. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...