sábado, 22 de noviembre de 2014

Día 188: El nuevo viejo nuevo orden mundial

      La sensación del mal inoculado. Ahí está, el virus metido a la fuerza. Los doctores le hicieron lugar. Dieron lugar a una nueva conspiración. Esas de las que nadie habla pero que todo el mundo está enterado. Vaya uno a saber cómo. 
      Las conspiraciones y su vueltas por el mundo. Dan tantas vueltas que marean. Hasta el vómito. Nos tienen controlados. Pónganse a cubierto. Evitar las antenas receptoras. Sí, ellos también escuchan nuestros pensamientos. Ellos y su maldito nuevo orden mundial. 
      Van a construir supercarreteras. Esclavizarán a la humanidad hasta sus cimientos. Privatizarán el aire. Todos los sabemos que van a ocurrir. Actúan en las sombras. En secreto público. Para unos pocos. Y unos cuantos también. La libertad. La libertad. Ese bien preciado. En nombre de la libertad van a suprimir nuestros derechos. Lo sé porque lo sé y nadie me lo va a cuestionar. 
      Van a callarnos por el bien del interés de unos pocos. Por el bien de sus provechos irracionales. La madre de todas las conspiraciones. Mamá conspiración. Nosotros somos sus hijitos pelotudos. Esos que van a dejarse estafar por una moneda. Es así. No puede ocurrir de otro modo. Incluso nos confunden para hacernos creer algo que en realidad es diferente a lo que podría ser, que si bien no siendo termina siendo como es, aunque no es. Todo es tan claro. 
      Caerán vastos imperios. Reinará el pandemonio. La tempestad. Saldrán beneficiados unos pocos. El caos. Y está ocurriendo. No nos damos cuenta. Aunque nos lo refrieguen por nuestras narices. Aunque parezca que nada ocurre. Ocurre. Es verdad. Lo juro por Dios. Es la verdad. Está escrito en un versículo que ahora no recuerdo. 
      Van a venir por nosotros. Van a querer callar la verdad. Porque ellos, escondidos en las sombras, a los ojos de todos los que lo ven, conspiran. Si, conspiran. Conspiran cosas. Son gente mala. Quieren ganar dinero. Mucho dinero. Saben que les conviene crear una Tercera guerra mundial. Por el bien del capital, y de los Rothchilds, y de los reptilianos, y de Martin Luther King. Van a ascender al poder. Como gran hermano. Tengan cuidado. Los tiempos se acercan. Hoy. Mañana. Dentro de 255 años y medio. Ocurrirá. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...