miércoles, 10 de diciembre de 2014

Día 206: La rueda

      El mejor invento del mundo. Así había nombrado el abuelo a esa cosa antes de palmarla. Qué va, era lo único que dejó el viejo tacaño. Org se lamentaba, tendría que haberlo matado antes y hacerme un abrigo con su cuero. Ahora el cadáver del abuelo se pudría sin dilaciones al fondo de la cueva. El olor no era tan malo, si se lo compara con la caca de mamut.
      Org tomó el objeto entre sus manos y se lo enseñó a su familia. No le veía nada de especial, era tan solo una madera circular con un agujero tallado en su centro ¿Qué utilidad podría tener un plato roto? Lo presentó en el piso y lo pateó con fuerza. Así tampoco funcionaba.
      El abuelo le había dedicado su vida a ese invento. Antes de morir le había confiado a la familia que iba a revolucionar al vecindario, se acabarían las distancias. No dijo mucho más, ya que después se ahogó con un pedazo de carne y no contó más el cuento. Org pensaba en sus últimas palabras. Se acabarían las distancias... se acabarían las distancias... ese disco debe ser una especie de llamador de comida. No tendría que volver a caminar para cazar, los animales vendrían a él. Así se acabarían las distancias.
      Org estaba confiado con su interpretación del enigma. Era más que claro. El círculo llamaría a la cena, y al almuerzo. El invierno se aproximaba, así que nunca un mejor momento para poner en práctica el invento del abuelo.
      La nieve cayó como nunca. En pocos días todo el asentamiento era un océano blanco y frío. El mejor invento del mundo, resoplaba Org. Tendría que arreglárselas los próximos meses casi con lo necesario. Pasarían hambre. En el mejor de los casos, morirían. El disco llamador del abuelo era una estafa. Si estuviese vivo, lo volvería a matar. 
      Org arrojó el disco de madera al fondo de la cueva. Alguien gritó. Era el pequeño Org. Un chorro de sangre le brotaba de la cabeza. Org miró a su hijo, luego a la cosa del abuelo y a su hijo otra vez. Sí, parecía una buena idea. Esa porquería es fuerte. 
      Org lanzó el disco con todas sus fuerzas en dirección a su mujer, a la abuela, a su hermano y al resto de los pequeños. Se sentía feliz, ahora el invento del abuelo funcionaba.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...