martes, 30 de diciembre de 2014

Día 226: Año nuevo, vida nueva

      ¿Desde cuándo había perdido la noción del tiempo? Esos saltos lo mareaban, los huevos se le subían a la garganta. Una sensación de ahogo le nacía del cuello y no eran los huevos. Podría haber despertado a su mujer pero hacía ya mucho tiempo que no hacían el amor como era debido. Menos hablar. Levantó su dedo índice como para remarcar un detalle sin importancia y se volvió a dormir.
      Estaba inquieto. Hasta esa noche no había descubierto lo mucho que deseaba convertirse en una mujer. Ser hombre lo había cansado. Quería usar vestidos, pintarse la cara y bailar dancing queen toda la noche. Claro, su esposa no lo entendería. En realidad hace tiempo que no entendía nada. Le había dado tres hijos. Esos tres hijos vinieron con cinco nietos. Dos de sus hijos ya se habían independizado. Cuando ella entristeció por la partida de los pequeños, le regaló un perro. El hijo de puta cagaba en todas partes, y sin embargo nunca le levantó una mano. Siempre fue un gran compañero y un sustento económico en la casa. Ahora quería ser mujer, y nadie se lo iba a negar.
      No era cuestión de hacer lobby a lo largo de toda su familia. No iba a rendirle cuentas a nadie. Mañana saldría a la calle y se compraría el mejor vestido de la tienda de José. Estaba decidido. Se comportaría con gracia, sería una mujer plena, una señora muy femenina, con sus cotilleos y virtudes. Los jóvenes se darían vuelta a saludarla y le envidiarían sus piernas.
      Despertó muy temprano con grandes bríos. Tomó el cepillo de dientes y se los lavó. La barba no va más. Hay que cuidar el cutis, ser delicada. Bueno, un poco de barba no la haría menos mujer, eso estaba seguro, digo segura.
      Miró para abajo y saludó al extraño de poco pelo. Ahí estaba, dormido con su sonrisa parca. Este era el adios, una nueva era se asomaba. Ya no hay lugar para penes en su mundo, salvo los ajenos. Volvería a tener sexo salvaje, como una colegiala. Les demostraría a todos que después de los 66 años todavía hay vida. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...