martes, 20 de enero de 2015

Día 248: La nota del muerto Pt. 6

                                                                                            "Fuéronse pronto y juntáronse con los lotófagos, 
                                                                                            que no tramaron ciertamente la perdición de nuestros 
                                                                                            amigos; pero les dieron a comer loto, y cuantos probaron 
                                                                                            este fruto, dulce como la miel, ya no querían llevar 
                                                                                            noticias ni volverse; antes deseaban permanecer 
                                                                                            con los lotófagos, comiendo loto, sin acordarse 
                                                                                            de volver a la patria. Mas yo los llevé por fuerza 
                                                                                            a las cóncavas naves y, aunque lloraban, 
                                                                                            los arrastré e hice atar debajo de los bancos. 
                                                                                            Y mandé que los restantes fieles compañeros 
                                                                                            entrasen luego en las veloces embarcaciones: 
                                                                                            no fuera que alguno comiese loto y no pensara 
                                                                                            en la vuelta. Hiciéronlo en seguida y, sentándose 
                                                                                            por orden en los bancos, comenzaron a batir 
                                                                                            con los remos el espumoso mar."

                                                                                            Homero. Canto IX. Odisea.
      


      - Y ese, para resumir, -dijo Green luego de sorber el último resto de su taza de té- es el modo de como los hermanos, luego de encontrarse por primera vez, adquirieron la inmortalidad.

      Brown no había tocado el café. De hecho no dijo palabra alguna durante el relato de Green. Aclaró su garganta y preguntó:

      - Es una linda historia, Green. ¿Pero qué tiene que ver con su muerte? O mejor dicho, con su supuesta muerte. Me doy cuenta que todo ha sido un engaño, una puesta en escena. Lo felicito, ha logrado confundir a todo un hatajo de investigadores. Me incluyo.

      Green sacudió la cabeza. La historia no termina ahí. Los hermanos comprendieron a su debido momento que la inmortalidad era más bien un castigo peor que el otorgado a Gilgamesh. Conforme pasaron los años, los siglos, los hermanos descubrieron que en algún momento de la vida de todo hombre, la muerte es un bien necesario. La mente envejece más que el cuerpo. La mente necesita morir, Brown. 
      Impulsado por un viejo capítulo homérico, el hermano de Ur descubrió que el mejor sucedáneo para la muerte es el olvido. Si tan solo pudieran olvidar cada tanto los recuerdos acumulados, la eternidad no sería tan penosa. Al menos un mal digerible. Eso creyó.
      Voy a ahorrarle los detalles, detective. El hombre de Ur encontró la forma de olvidar. Así perdió a su hermano. El hombre de Uruk no solo olvida cada tanto sus recuerdos, sino que también olvida a su familia, porque sufre al recordarla. Es curioso, porque ahora me doy cuenta que en el fondo querías volver a encontrarme, hermano.
      Brown no se movió. Estaba callado. Por primera vez tomó un gran sorbo de café frío. Está equivocado, Green, usted no es mi hermano. Yo no tengo familia.
      Green insistió. Claro que lo es, trate de recordar su infancia, su adolescencia. Recuerde a su familia. ¿Tiene algo para decir al respecto? Brown negó con la cabeza. Ahora miraba fijo a Green. Dios, ese hombre es parecido a mí.
      Creí que con mi intento de muerte acabaría el maleficio, pero me equivoqué, dijo Green. Estoy cansado, vuelvo a recordar cosas del pasado, sé que a vos te debe pasar algo parecido. Como un tonto escribí esa nota luego de clavarme un hacha en el cuello, con la esperanza de asegurarte un descanso. Pero acá estamos, una vez más reunidos, sin el Éufrates de por medio. 
      Así como volvemos a recordar es que pronto olvidaremos. Iniciaremos una nueva vida en otra ciudad. Creeremos ser otra persona, y de algún modo repetiremos el ciclo. En más de 5000 años de vida, solo nos hemos cruzado en pocas ocasiones, ahora empiezo a recordar. Siempre estuve cerca de liberarme de estas últimas cadenas. Green rio. Pensás que estoy loco, ¿no? ¿Que vengo a ofrecerte alguna especie de pacto suicida?
      Identidad. No son uno, son dos. Ahora eran un plural reconfigurado. Brown pensó en Julieta y se preguntó cuánto de todo aquello que pasaba por su mente era cierto. Nunca se perdió, en realidad había estado siempre enfrente de sus narices. Brown tomó las manos de Green y se prometió a sí mismo no volver a soltarlas nunca más.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...