miércoles, 4 de febrero de 2015

Día 262: Ulises en el Hades

      En una noche de verano me dejé arrastrar, subyugado por el temor. Por aquello que no quise juré mantras en vano. Veía el veneno nacer desde la base de mis rodillas.
      Un monje huérfano, sin templo. Asido de una cuna difícil adopté el nombre de un atrevimiento. En calma sellé labios azules como buen sepulturero. Fui lanzado hacía el abismo de lo incierto, un lugar modesto, sin grandes contratiempos.
      Tuve un auténtico dominio de las pelotas. Sangraron los testículos por toda la entrepierna. Me hice fuerte en donde no pude. Así mamé las cosas. Hubo sexo, hubo pelea y también paz. Me enseñaron a no temer lo que no entendemos. El peligro, decían, está en lo conocido. 
      Hay que dudar de lo mismo. Desconfiar del espíritu de la quietud. Nadie vende el paraíso sin interés alguno. Todos buscan una tajada de nuestros cuerpos. Quieren que nos traguemos el semen podrido de la humanidad descarriada.
      Olvidé muchos rostros. Incluso ante un espejo no me reconozco. Me sé una persona diferente, algo cambió desde el punto de partida hasta acá. Los cables se reordenaron. Hay otra predisposición, lo que muchos confunden con arrojo desmesurado. Es la valentía de patear las cosas cuando es necesario hacerlo.
      Ese alambre pelado dio mucha corriente. Electrocutado por la vida busqué deshacer un ahogo. En el hastío, en la piedad y en las miles de estrellas que se reflejan en un pequeño charco. No ví más de lo que los sentidos quisieron mostrarme. Había algo más. Una curiosidad. Una energía aparte. 
      Pensé en los finales. En las cosas acabadas. El corte definitivo. Una secuencia indecorosa, alternada, de humo y espantos. Una película repetida que prende fuego al proyector. Por el final, por los finales, por mi final.  
      Quise morir muchas veces por no saber lo que viene después. Obtuve placer del desconocido. Fueron como orgasmos en la incertidumbre de la oscuridad. Me tiré del puente para salvarme de lo que venga. En muchos fui nadie. En la nada fui todo.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...