sábado, 7 de marzo de 2015

Día 293: La fábrica de pis

      La máquina le extirpó el riñón izquierdo de cuajo. El órgano rebotó en el piso un par de veces como una pelota desinflada y quedó todo muerto sobre la tierra. El herido se palpó su flanco izquierdo. ¿De dónde salía tanta sangre? El ser humano es una cosa extraordinaria, tenía tantas partes adentro. La sangre era una de ellas, al igual que los huesos y los riñones. El riñón fabrica pis, cuando está bien.
      Cuando un riñón está mal o, como en este caso, se cae al piso porque alguien lo arrancó de cuajo, deja de fabricar pis. Por suerte vienen dos. Uno de repuesto. Aunque no es lo mismo. El riñón de repuesto, o sea el derecho, tiene que funcionar por dos, y eso a la larga lo deteriora.
      En la tierra idearon un sistema asombroso para los seres humanos que pierden o no les funciona los órganos. Lo llaman trasplante de órgano. Es una operación simple en la que le quitan el órgano a un muerto y se lo dan a un vivo. A veces existían complicaciones, porque no todos los órganos eran iguales, y algunos dejan de funcionar cuando se les cambia de cuerpo. Trabajan en diferentes polaridades, pensaron los científicos marcianos.
      Sin embargo lo más importante en el ser humano es la cópula. Muchos gestos de sorpresa en la sala. ¿Ese espécimen estaría copulando? Le salía un líquido rojo del estómago y hacía ruidos extraños. Debe estar por llegar al orgasmo, tomó nota un estudiante de sexología interespacial.
      El ser humano perdía color. Gesticulaba con las energías que le quedaban. Gritó que se moría, aunque la voz ya no tenía la misma fuerza. Los marcianos se sorprendieron aún más. Para una raza que se precia de ser inmortal, presenciar la muerte será un evento único e irrepetible.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...