domingo, 8 de marzo de 2015

Día 294: La fábrica de caca

      Cuando los intestinos fallan la fábrica de caca deja de andar. La caca es lo que sale por el culo. Por lo general suele ser marrón, aunque a veces es de otro color, como negro o verde oscuro. El color tiene que ver con la oxidación. El sorete entra en contacto con el aire y por el oxígeno se vuelve así todo marrón.
      Luego a las personas no les gusta hablar de la caca, menos durante la comida. Suelen decir que es de mal gusto, aunque en realidad es lo más normal del mundo, o del culo.
      Dicen que hay ciertos países de oriente en que entierran a los muertos junto a sus cacas, porque de la caca venimos y a la caca vamos. Es una buena filosofía. Platón era un filósofo. Aunque no hablará de caca. A Diógenes le decían perro, porque le gustaba frotarse caca en la cara.
      La fábrica de caca produce diversos productos. A veces es duro y largo, todo liquido o un mix de ambas formas. Dicen que no existen dos cacas iguales, son como los copos de nieve, aunque no tan lindos. La caca es más olorosa.
      En Finlandia hay un grupo de científicos que investiga las propiedades de la caca. De acuerdo a su estudio, dentro de 28 años dejaremos de producir caca. Es parte de la evolución, dicen. El cuerpo reabsorberá sus sobras y, por lo tanto, el agujero del culo terminará por cerrarse.
      Igual para eso todavía falta. Es posible que para ese entonces estemos todos muertos. Los meteoritos ocurren. Lo mismo la vida. Ocurre. La caca ocurre. Además, por más que de vergüenza, sentir la rigurosidad del elemento X frotar el ano, causa y da placer. No tanto como para ser cogido por un sorete, pero algo así. La fábrica de caca funciona y ocurre.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...