viernes, 13 de marzo de 2015

Día 299: Protejan a la reina

      Le pido que se saque la ropa, señor. ¿Ésto es un sueño? No lo es. Estamos en el medio de la calle, usted quiere matarme de la vergüenza. Esa es la idea, señor.
      El problema son los guardianes del saber, son infranqueables. Por eso debe desnudarse. Un acto de sumisión redime y agiganta su soberbia cognitiva. ¿Porqué? No lo sé, si supiera... Todo es una idiotez, de cualquier modo vamos a morir, ¿Qué importa de qué manera dejemos el cadaver?
      Hola. Hola. Hola. ¿Qué hacen? Hablamos. ¿De qué? Ya no importa, se jodió el chiste. Hay que desnudarse. ¿Porqué? Porque hace frío y porque los guardianes son unos idiotas de primera. Más vale que sean humanos, eso decía el folleto. No me engañen, soy pobre. ¿Ésto es un sueño?
      Quiero hablar con ustedes. No podemos, somos muchos. Como tres. Cuento mis dedos y son tres. Muchas cosas son tres. Yo quiero ser cuatro. Hola. Hola. Hola. Hola. Desnúdese. Ya estoy desnudo. Eso es estar vestido. No, ustedes están vestidos, yo estoy desnudo como vine al mundo. Quiero irme.
      Quédese. Hable. No quiero desnudarme, o vestirme. A la mierda los guardianes del saber. No me importa más. Pueden empezar sin mi. Quédese, usted es importante. ¿De qué hablan, recién llego? De nada, y todo. Ahí viene otro.
      Hola. Hola. Hola. Hola. Hola. ¿Qué tal? Porqué hablan, las bocas no se inventaron para eso? Desnúdese. ¿Porqué? Me lo dijo él. A mi me lo dijo él. Yo recién llegué. Pido que se desnuden porque es lo que se necesita para llegar a los guardianes del saber. ¿Y funciona? No sé. No. Bueno, tal vez si. Pero no estoy seguro. Pero estamos en el medio de la calle. Eso le dije yo y no me hizo caso. Yo sólo dije que era pobre y que esto me parecía un sueño. Yo recién llegué. Yo solo pregunto porqué llegué después del recién.
      ¿Vamos a desnudarnos? No, ya no. Pero usted está desnudo. No, yo estoy vestido, usted está desnudo. Es al revés, usted está desnudo y yo estoy vestido. Ustedes necesitan un juez. Yo no, recién llegué. No, alguien imparcial necesitamos, no podemos ser ninguno de los cinco porque ya estamos demasiado unidos. ¿No ven cómo me abraza éste? Es muy  cariñoso. Eso que no lo conoce. Capaz que si, de un sueño. No sé. ¿Vamos a desnudarnos? Ya dijimos que no. Es que recién llegué. Mentira, ya había llegado cuando lo dije. No, recién llegué, siempre llego recién. No antes. No después. Recién. Siempre llego recién. No lo entiendo, señor, tómese la temperatura, usted está demasiado imbécil. Eso no le gusta a los guardianes del saber. ¿Quiénes son los guardianes del saber? Es obvio, nosotros lo somos. Hasta el cinco. Todo cinco. Después lo olvidamos. Hay que repetir la pantomima hasta el final.
      Hola. Hola. Le pido que se saque la ropa, señor. ¿Ésto es un sueño? No lo es.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...