domingo, 22 de marzo de 2015

Día 308: Muchos arco iris flotando

        En la letanía se desviste una figura Es un viejo acosado por el castigo del tiempo. Se pone la misma camisa en donde guarda un paquete de cigarrillos Particulares. Quiere fumar uno, pero recuerda que el paquete es tan solo una costumbre anacrónica. Ah, si, el puto cáncer. Así se sentía morir un poco más rápido que la velocidad de muerte normal. 
        Sabe que visitará a su hija y no le dirá nada. ¿Para qué? ¿Rogar por lástima? ¿Pedir un entierro digno de su anodina figura? Nada. A la tierra lo que es de la tierra.
        El pulmón desfigurado, ese era más o menos el parte médico, en versión reducida para idiotas. El derecho nomás. El izquierdo estaba perfecto. Raro para un fumador empedernido. El oncólogo lo explicó de una forma en que parecía algo similar a un milagro. Si la operación era un éxito, sería un hombre unipulmonar. Respiración reducida. 
        Actividades físicas cero. Cigarrillos menos que cero. Tendría que encontrar otras formas de morir más lento si no quería que la muerte fuese en cuestión de meses. Aunque el diablo se guardaba sus chances. La porquería ya había hecho demasiado daño.
        El oncólogo mostraba un estúpido optimismo. Le habló de posibilidades. Unas cuantas sumas y restas. La edad restaba. El pulmón sano sumaba. Y así.
        Total, el tiempo, aunque fuese corto, podría cargar con el problema, como todo un cazafantasmas expertos recibido en una universidad fastuosa de Berkeley. Pero el cáncer no perdona, y menos a un órgano de mierda que no puede combatir contra el ejército molecular de un carcinoma de grado IV. Pero el bastardo tenía esperanzas. Por eso tenía un gran título colgado en el centro de su oficina. Eso le habilitaba para dar esa clase de mensajes esperanzadores a personas que estaban a punto de estirar la pata.
        Quizás el tipo no mentía. Arriesgarse no costaba nada. Tiempo no le sobraba. Aunque tampoco tenía muchas actividades. Accedió a la neumonectomía como quien le ofrece un caramelo. Aceptó los riesgos de (más) muerte. 
        Dicen que a veces falta poco. En otras cosas puede estar lo inconcluso. El enfermero le ayudó a sacarse la camisa. Un cigarrillo sobresalía del bolsillo. Si pudiera lo fumaría todo. Hasta el filtro. Cuando la anestesia haga efecto todo será un continuará. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...