viernes, 10 de abril de 2015

Día 327: Problemas de la vida: uno mismo

      De la boca cerrada que no entran moscas. A la boca cerrada que no entra nada. Una simple sutura, unos cuantos puntos. El flujo del aire salía por un pequeño orificio triangular situado en el medio de la garganta. La boca estaba, de hecho, cosida con hilo sisal. 
      Una sonrisa grotesca, eterna, imposible de desdibujar calaba su rostro. Alimentarse no era muy divertido. A sus padres todavía le hacían gracia los enemas. Posdata: no son graciosos los enemas. Más cuando el líquido se calienta de más. Aclaración: el enema pasa por el culo. 
      El portento de una lucha. Así era preferible. Moriría con la paz de un silencio adecuado. Todo moriría bajo el placer de sus elecciones. Así todo callado y cosido. Al principio dolió, claro. Nadie le dijo que iba a dolerle tanto. Muchos le preguntaron el porqué. Y porque sí.
      No hay muchas alternativas. Es ser algo en la vida o caminar por el costado. El costado es más gracioso que un enema. Incluso puede ser más iluminado de lo que parece, a pesar de que los reflectores no lleguen con la potencia a dar luz. 
      Ha tenido tentaciones. Es cierto. Por las mañanas le nacen las ganas de lavarse los dientes o pegar un grito Pero después se le pasa. El precio de la penitencia. Algo que con gusto paga. Y ahora obtenía lo que nadie: paz. Mucha paz. Había descubierto algo en el silencio: a sí mismo. Pensó que ese lugar estaba perdido. Pero ahí se encontraba, no se había ido a ningún lugar.
      Todo condensado, era como una pequeña nebulosa posada sobre su cerebro. Y los problemas de la vida: uno mismo. El intríngulis. Lo había descubierto todo, cada pequeño recoveco pintado de manera grosera. Una mano de pintura que tapaba un hoyo evidente. 
      Así descubrió la posibilidad de muchos universos conviviendo en un sin fin de realidades. Como un mecanismo de relojería fino articulado por una ley invisible y caótica. Un reloj desquiciado, algo así era la vida. Con el tiempo las personas lo descubrirían. Él ya estaba inmerso.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...