viernes, 17 de abril de 2015

Día 334: Sonámbulo

      Una perilla para apagar el mundo. Otra para prenderlo. Y así. Hasta destruirlo en un frenesí de perillas. Es tan solo una configuración transitoria. Una sombra que araña la superficie. Busca la luz, desesperada, como si fuese lo único que necesita.
      Del otro lado hay verdades, por supuesto. Pero verdades que no sirven para nada. Es tan solo una colección de logros inútiles, como para exhibir en una vitrina a personas que no saben nada de nada. Y una amonestación peor al que cree saber. Porque no existe el conocimiento. Es un invento de los padres.
      A veces las naciones precisan de una gota de libertad, como para no levantar sospechas. Por si algún día hay un juicio universal contra el planeta Tierra. Las máquinas devoradoras de evidencia están prendidas, ante las dudas.
      Es el planeta que nos queda vivir por el resto de nuestras cagadas existencias. No queda otro. No existen las carreras espaciales contra la nada misma. No existen. Queda solo un pedazo de tierra al que va a ir adosado nuestro cadáver pronto sepulto.
      Reinará entre los justos. Será el rey en su reino. De los millones de faros en la ciudad, solo algunos resisten.  Pocos esos momentos. De los que harán falta recordar.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...