viernes, 8 de mayo de 2015

Día 355: Cifras

      Lava sus heridas en un cuenco mientras aguarda a que la sangre se drene. Le habían ofrecido un sistema barato de expiación. El tajo empezaba a la altura del pecho y termina perdiéndose en la cintura, como una curva peligrosa. El hombre repite para sí mismo, cansado, estas batallas ya no son para la gente vieja. 
      En realidad sí lo eran. Más precisamente esta guerra, llamada por los especialistas como "La guerra definitiva". De ese modo tan sutil definían lo que a la larga sería la mayor matanza de personas mayores de 50 años, consideradas por muchos la raiz de todos los males.
      Allá iban, todos al frente, con los mismos fusiles, los mismos uniformes, señores de familia, abuelos, prestigiosos políticos, millonarios, viejos ladrones. Todos al frente. De acuerdo a diversos estudios, la muerte del 80 % o más de los combatientes representaría la paz en un término de 150 a 200 años, lo cuál era genial, dado que la Tierra no estaba en las mejores condiciones como para soportar el jaleo de los últimos años.
      80 % o más, la tenía clara en la mente esa cifra. Así como su número de expediente: X-1984. Un número curioso. Era el nombre de un libro muy famoso, y a su vez era el año de su nacimiento. Los libros ya no se leían. En su lugar tragaban una pequeña píldora. La pastilla actuaba como un sucedáneo de cultura. Todo lo que puede necesitar saber una persona, y un poco más. Pero no había nada de libros en el nanorobot digerible llamado píldora de la cultura. Tal solo una parva de información de color y otros tantos datos inútiles. 
      X-1984 sabe que a pesar de su prominente tajo las posibilidades de sobrevivir son buenas. Podrá regresar a casa con sus hijos y sus nietos. Una sobrevida de diez años no estaría nada mal. Incluso podría volver a casarse. Nada mejor que una nueva mujer en la cama. Claro que antes tendría que hablarlo con su esposa.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...