domingo, 24 de mayo de 2015

Día 371: Declaración de amor

      Dale, tengamos un amor de novela. Cojamos al sol naciente, hasta que nos destripe la luna el esqueleto de tanto meta y ponga. No seas tímida, pebeta, dejate querer la entrepierna. Una cogida también es una caricia al alma. Es lo que el poeta no ve porque te lo tapa la bombacha.
      Dale, una oportunidad. Puedo ser insistente. Hasta que te pudras. Hasta que me des el premio. Ese triángulo de las Bermudas que no se deja encontrar. Caminás con tantos modales de dama. Eso me pervierte. Me excita hasta el tuétano, sabelo.
      Sos como esa musa lejana que no se deja tocar. Histérica. Pero hermosa. La de las tetas preciosas. Y un culito que se come con el mejor caviar. Musa de los dioses cogedores. Esos de arriba del Olimpo que solo piensan en ponerla. Una y otra vez, una y otra vez. Entra. Saca. Entra. Saca.
      De tanta incitación marcamos el rumbo de una acabada monumental. Las estrellas testigas del mayor polvo de la historia. Van a titilar todas juntas de tanta obscenidad. Le vamos a hacer el show. Si te dejás. Si me abrís el camino intransitado. Caminito. Derecho hasta el fondo. Sin parar.
      Hagamos una noche húmeda con el rocío de nuestros cuerpos. Digamos aleluya aunque no creamos en un choto. Por saborearte toda me haría budista. Podría matar si me lo pedís. Quiero el premio. Ese postre gordo que nace debajo del ombligo.
      Alineemos los planetas. Conjugemos nuestros fluidos en una sola oración. Mi modesta alma busca yacer y retozar, gritar, inventar nuevos dioses, destrozar mucosas, atravesar ese estrecho pasillo carnal. Si me dejás, pebeta. Soy un caballero. Pido permiso antes de mostrar la bestia copuladora de Indochina. Copulemos. Una sola fornicación. El polvo de tu vida. Eso lo vas a conocer y lo vas a llamar como corresponde.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...