jueves, 28 de mayo de 2015

Día 375: Fantasías animadas de ayer y hoy

      Las ventajas de inhalar dióxido de carbono. Lo leí en una revista. Dicen que te rejuvenece como dos meses. Todo comprobado de modo científico, como se debe, claro. El artículo menciona que hace casi tan bien como la religión, aunque no aclare que esta última hace más mal que bien.
      A veces cuando me preguntan sobre la religión suelo callarme, no por que no tenga nada que decir, si no más bien lo contrario. Me brotan los argumentos, pero no son de los bonitos, y eso a la gente no le gusta oir. Digamos que la religión es como una especie de intermediario inútil entre el hombre y su frontera.
      Nacemos del desequilibrio y tendemos a buscar un orden en nuestras vidas, esa paz interna que merece ser llamada espiritual es pasto de religión. Pero nadie cuenta la verdad, que esa paz llega, tarde o temprano, sola. Sea con la experiencia de los años o con el alivio final de la muerte.
      Pero volvamos al dióxido de carbono. Hay una fábrica en Japón que produce las 24 horas del día el 30 % del total de emisiones de dióxido de carbono de la Tierra. Lo curioso es que esta fábrica se encuentra a 15 minutos de viaje de Kyoto, aquella famosa ciudad en donde se firmó ese protocolo de la ONU. Todo sea por la belleza de muchos rostros.
      Eso del efecto invernadero es un engaño articulado por ciertos estratos secretos de la sociedad, ya lo saben, esos que siempre confabulan juntos causas extraordinarias, esas que le dan argumentos a los documentales de Alex Jones. En esta revista, que vende tanto como Caras o Times, el artículo nos explica como hacer un rico consomé de dióxido de carbono. Porque si, el dióxido de carbono también se come. 
      Y me dicen que no tengo que creer tantas mentiras, que tengo que preocuparme por la ecología y toda esa sarasa. Me hablan de los hielos que se descongelan y la mar en coche. Pobres ilusos. Mi planeta es el mejor. Los que no esten de acuerdo que vayan a vivir a Marte, y luego me cuentan, ¡JA!.
      Por supuesto que estoy a favor de la exploración del espacio. Espero que puedan traer mucho dióxido de carbono de otros planetas. Para que demuestren las grandes mentiras que nos siguen contando los medios de comunicación. Y si no traen nada, que se lleven algunas cosas de acá que no usamos, como la ropa de los años setenta, a los políticos, a los viejos y a los VHS. No tengo más para decir, gracias. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...