jueves, 4 de junio de 2015

Día 382: Yo soy el pueblo

      En el monte me lamí las heridas de pueblo reventado. Caí rodando desde muy alto, víctima de la sofistificación de la especie. Caí hasta el fondo, hasta que no quedó nada, más que sombra y sombra. Inundé todo mis alrededores de cosas naturales, porque necesitaba ser un poco más animal y menos racional, para desgracia de Aristóteles. 
      Vi desde lo lejos las luces del pueblo. Lo vi tan sofisticados. Con sus experiencias eléctricas y sus televisores. Vomité todo lo que se encontraba en mi estómago. Quedé vacío de vida. Me elevé hasta un lugar confuso, que muchos quieren llamar cielo. Mas yo digo engaño. El lugar es una gran sala de espera, con asientos y numeritos, revistas y gente con cara de culo. El lugar es más de lo humano que toca vivir. Y la muerte puede ser lo mismo. Más en lo mismo. En la misma dirección. Es la flecha de un cupido tarado que le cuesta embocarla. 
      Morí sin estilo. Sin la prestancia de Sueiro. No vi luces. Quedaron todas abajo, con el pueblo y sus heridas. Quedó todo oscuro. Apagón. Alguien no pagó la factura de luz. Eso supuse. Eso creí. Y luego me echaron. Me consideraron persona no grata. Me pariaron con la mirada. ¡Qué pobre es el cielo! Caí hasta la Tierra, con el glamour de una oveja sucia. 
Con la prestancia de un titiritero le mostré mis pergaminos de muerto a la gente. Me trataron de un idiota cualquiera. Andá a trabajar, vago. Prestá, serví para algo. Escupitajo. Nene malo. Aprendé a vivir, tonto. Así que me fui con mis papeles al monte, a lamer del árbol de loto. 
      Lamí y lamí, hasta que me desapareció la lengua. La boca se cerró. Las palabras se callaron. En ese silencio estúpido aprendí a ser yo. Yo y nadie más. Me resultó imposible ser otro. En cada hoja de cada árbol de cada bosque de cada mundo estaba yo. Yo y nadie más. Y ahí estaban, las luces del mundo, se volvieron mías. Como todo el pueblo. Como toda herida. Y con este talante de muerto vivo proclamé a viva voz lo que mis pulmones callaban: Yo soy el pueblo.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...