miércoles, 29 de julio de 2015

Día 437: Asistencia

      Me gusta ser útil a la causa. Si debo ser el martillo o tal vez el clavo poco importa. Existe un propósito y un medio para llegar a dicho fin. Causa y consecuencia. Acto. Acciones. Una gran verdad respecto a los grandes hombres es que operan sin medir el tamaño que dejan sus sombras. El gran hombre avanza y avanza, y si debe pasar por arriba una ciudad, lo hace. Por el bien de lo que la mente conserva. 
      Me piden que dé porque puedo. También porque quiero. Mi cuerpo le pertenece al mundo. Observamos atentos como se caen las cosas. Y cómo estamos para detenerlas. Un llamado puede salvar una vida. También detenerla. Imprimirla y adelantarla. Somos paracaidistas en terrenos escarpados. Caemos en la muralla China, o en Marte. Todo responde ante la voluntad colectiva. 
      Y ni siquiera es un dogma empático. No se trata de proponer un modelo solidario. Es tan solo una especie de canibalismo a la inversa. Ofrecemos la carne para recibirla. Es el orden de las cosas. Algunos damos más, otros menos, y así se mantiene el equilibrio. Así es más fácil detectar las sombras y los demonios que pueden habitar en ellas.
      Es la peor parte del trabajo. Un demonio no es cosa fácil de expurgar. Se requiere meses de preparación y aún así el lavado nunca es del todo satisfactorio. Hay que charlar con muchas personas, esconder muchas huellas, leer muchos libros. Nada que se pueda haber visto en una película. La idea del exorcismo es tan solo una mentira publicitaria para esconder lo que hacemos, adonde no llegan los haces de luz a imprimir algo de claridad. 
      No todo se trata de cazar demonios. También existen otros aspectos de las cosas que hacemos nosotros. No hay Dios. Es otra de las grandes mentiras que quieren hacerles tragar a la población. Los elementos en la naturaleza y el universo son de carácter finito, así como sus combinatorias. Así es posible que exista una montaña o un ser humano. O un fantasma. O un demonio. Diferentes combinatorias de elementos. Y no hay una fuerza superior que accione. Tan solo la naturaleza imponiendo su orden. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...