sábado, 15 de agosto de 2015

Día 454: La fiebre del Goro

      A mediados de los años noventa en un pueblo desconocido del sur de los Estados Unidos se dio a conocer lo que se llamó como la "fiebre del Goro". Ocurrió entre el año 1996 y 1997, cuando muchos niños obsesionados con la salida de Mortal kombat trilogy decidió jugar con Goro y nadie más. Ni siquiera con Sub-Zero.
      Dicen que el rumor llegó a oídos de Ed Boon y John Tobias, los creadores del juego. Aunque son versiones. Dicen esas fuentes que se preocuparon mucho por este fenómeno y por eso, un día lluvioso de abril decidieron visitar este pueblo.
      La sorpresa fue grande. El pueblo, de 2523 habitantes de acuerdo al último censo, fue renombrado por sus habitantes como Villa Shang Tsung. Todos vestían trajes de Scorpion, salvo las mujeres, que preferían vestirse como Sonya Blade. Algún que otro diferente optaba por la moda Kung Lao. También muchos sombreros de Raiden vieron, que se habían puesto de moda en aquella primavera.
      A los bebés se los solía bautizar con una babality. Y cuando había un funeral, el cura de turno ordenaba al Scorpion más próximo al estrado para que se acerque a mostrar sus respetos al muerto con una buena fatality.
      Pero si hay algo que enfermaba a la población de Villa Shang Tsung era jugar con Goro. Todos elegían a Goro. Porque es feo. Porque es alto. Porque tiene cuatro manos. Porque se parece al abuelo. Y cosas así. Todos tenían su motivo para pasar largas horas del día prendidos a su consola de video juegos favorita.
      Y un detalle por demás curioso. Nadie, digo NADIE, ganaba más de una pelea. A pesar del fanatismo que habían desarrollado por Mortal Kombat, nadie sabía usar a Goro como corresponde. Perdían hasta con Johnny Cage, para que se hagan una idea. Así de pobre eran las habilidades detrás del joystick para los que vivían en la Villa Shang Tsung.
      Lo que nadie explica es lo que hay detrás de sus manos. Todos nacieron con manos deformes. Algunos con tres, otros con cuatro dedos, como si Django Reinhardt hubiese inseminado a todas las mujeres de ese pueblo, o algo así.
      Dicen que Ed Boon les enseñó a los vecinos de Villa Shang Tsung algunos trucos del juego, como elegir a Smoke o cómo entrar a un pasaje oculto. Pero mucho no les importó. En Villa Shang Tsung siguieron eligiendo a Goro, y siguieron perdiendo a la segunda batalla. 
      A fines del 97 la fiebre del Goro terminó de una manera triste. Un nuevo vecino fue degollado por los habitantes del pueblo. De acuerdo a lo que contaban, al hombre no le gustaba Mortal Kombat, prefería Killer Instict, que le parecía que tenía mejores gráficos y una jugabilidad increíble. El pobre cadáver de esa persona terminó colgado y su cuerpo quedó arriba de un poste por un mes a la vista de todos, con el cartucho de Super Nintendo atado a sus testículos. El caso llegó a las autoridades.
      El gobierno envió dos camiones llenos de psicólogos. Entrenados en siete formas de combate, el equipo de psicólogos bombardeó a la población de Villa Shang Tsung con hectolitros de gas sarin y sesiones gratis de psicoanálisis. Para el año 1998 ese pueblito desconocido de Estados Unidos ya había retomado su nombre original. Para el año 2000 ya nadie se acordó de nada. Aunque dicen que una vez vieron a un extraño que portaba anteojos negros, para no ser reconocido. un gigante de cuatro manos que se paseó por las calles de la ex Villa Shang Tsung. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...