viernes, 25 de septiembre de 2015

Día 495: Nueva veda electoral

      Ámbito festivo en los cuarteles del Frente de monstruos unidos por el terror. Han ganado las elecciones en Transilvania por una diferencia arrolladora sobre sus competidores. Al parecer sus promesas de caos y espanto surgieron efectos en los votantes. ¿Qué me puede pasar? Conocí cosas peores. Usted nunca vio a mi suegra. Cosas así decían. 
      Al final el conformismo ganó de forma rutilante. Los monstruos aprovecharon la ocasión para dar desde su bunker un discurso acerca de la victoria. Transcribimos las partes más importantes del mismo: "ahhhhgggggg, uggggjhhj, ehhh ehhj uggggggg igggg. Aghhhh eftttttt grgrgrgrgr haaaaaaaafrrrrr, crik. Trtrtr, coooooosggggg". Y una sección agregada de intraducibles improperios a los competidores que nos abstenemos de publicar.
      El primer acto del gobierno del frente monstruoso no se hizo esperar. Gracias a horas de mucho trabajo, se inauguró el primer centro de nutrición para vampiro. Gracias a este centro se recuperaron a miles de vampiros de situaciones de indigencia. El gobierno transilvano proveyó miles de humanos para tan fin, los cuales accedían gustosos por tratarse de una causa tan noble.
      El frente no durmió en sus laureles. Lejos de preocuparse por llenarse los bolsillos, abocaron todas sus fuerzas a los sectores más desfavorecidos por las últimas crisis, los monstruos hechos de injertos y los nacidos de accidentes químicos.
      A través de una reforma en la Constitución transilvana se buscó crear un organismo para la regulación de la ira en estos sectores de la sociedad monstruosa. El uso de scoring ante hechos violentos y su reducción mediante el incremento de tasas arancelarias estratosféricas calmó a estos sectores y les impidió iniciar una nueva revolución anarquista, o peor, la destrucción total del mundo sin motivo aparente.
      Aun con aciertos, el paso del frente monstruoso por la política transilvana no siempre fue color de rosas. Tuvieron que replegar cantidades numerosas de revueltas humanas que exigían un trato más menos monstruoso. Decían que se encontraban cansado de comerse su cuota diaria de gusanos, que no eran pájaros. Y cosas así. 
      El frente monstruoso fue práctico en la resolución de estos conflictos. Los disidentes sirvieron de alimento para los zombies más pobres, que no tenían acceso a una vaca o que habían perdido alguna extremidad de su cuerpo y necesitaban de asistencia médica.
      Pudieron haber gobernado Transilvania por siglos, pero una intriga conspiradora entre los miembros del partido acabó en meses al Frente de monstruos unidos por el terror. O, como solían llamarlo, el FDRMUPET. Luego de un nuevo periodo de elecciones, un partido político conformado por tigres de bengala, bajo su lema "sangre o muerte", tomó las riendas del gobierno. Y todo volvió a la normalidad.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...