viernes, 9 de octubre de 2015

Día 509: Siempre

      Unos cuantos decires galopantes van a parar al fuego. Fuego. Si supiera lo que digo. Ya no sé. Todo me da vueltas en el cerebro. Estoy drogado sin haberlo estado. Es un reino del siempre jamás nunca tal vez. No hay hadas ni reyes, tan solo seres humanos. Caníbales. Drogas psicotrópicas. 
      Nunca caeré de vuelta en el mismo palo. Siempre. Es la rueda de una carreta. Lento. Que me atrasa. Me posterga hasta el infinito. Una vida en delay. Espera. Y el muro que camina. Un gesto de sol y sombra. Siempre. O tal vez.
      Mi moño está rojo. Mi sed caníbal se viste de gala. Un uruguayo no es un pokemon. O al menos no lo parece. Así son las reglas. Yo lo las escribo. Quisiera. Deseo. Espera. Y la vuelta al mundo en 79 días. Y uno de regalo. Verne en gotas.
      Solución fisiológica. Drogas. Y un mar profundo. Donde se adentra el tiburón. Y otras cosas. Algo más. Sueño. Vida. Espanto. Una vida en delay. Retraso. Un vuelo a Ezeiza postergado. Como la vida misma. Basado en una historia real.
      Y por supuesto el maremoto. Cine catástrofe. Pochoclo. Mondo. Trazos de la muerte. El cogido se hace virgen. Y ese tontuelo que se olvidó de rebobinar el Vhs. Nostalgia. Recuerdos tontos. Un café vencido. Un yogurth podrido. El sandwich comido por los gusanos. Nostalgia. Sed de pasado y recuerdos tontos.
      En la tele vi algo. Me asusto. El miedo es una semilla. Un semen bueno. Me asusto. Apagaron las luces. Mamá no está. Chau, mamá. Olvidame por favor. Borrame de la lista. Tachame la doble. Cerrame la cuatro. Nostalgia y recuerdos tontos. La vida que pasa por arriba de todo, como un maremoto, y no deja nada. Solo espuma. Solo recuerdo. Y terror. Y espinas. Y más recuerdos tontos. Siempre.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...