domingo, 25 de octubre de 2015

Día 525: Ida y vuelta

      La nave parte de la Tierra. Para ganar aire necesita piso. Plataforma de despegue. Tanque lleno. Una travesía al espacio sideral. Una aventura para pocos. O para nadie. Una nave vacía sale de la vía láctea y se pierde, más allá de los confines del universo.
      Una parte de sí despide una nube de humo. Contaminar, Girar a la izquierda. Saludar a esa estrella a punto de morir. Vecinos del espacio. Una charla de té. Y mientras más pronto mejor. Un brillo se aleja hasta desaparecer en el negro vacío.
      Dispositivo mayor de despedida. Saludos al por mayor. Desde arriba los saludan. Viajantes interestelares. Les gusta jugar con el destino de las personas. Es por placer. 
      Pueden ser esos momentos felices a la luz de la luna, los que perdemos, y de abrigar una esperanza, de las perdidas. Salen a la noche con sus preguntas de humanidad. Indagan aquello que no saben. Por ser fiel a una de las tantas verdades. Fragmentos de cielo.
      Una despedida. Abrazo fraternal de civilizaciones. De los pocos que con vida siguen. Alejan a los malos espíritus. Más carne para los asadores.
      Volvió otro día. Una noche más fría. Volvió para regresar. Tendrá su chance de parecer un algo demostrado. Trae un regalo del futuro. Con la maestría del abismo y los pasos de las generaciones.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...