jueves, 5 de noviembre de 2015

Día 536: Direte filosófico

      Me declaro insolvente a la realidad. Que los filósofos paguen los platos rotos. Y que este casamiento griego dure por toda la eternidad. Que el alcohol brote de las calles. Las venas abiertas del comportamiento etílico.
      Beber hasta quedar incongruente a los designios de persona. Dejar la garganta seca de tanto líquido ingerido. Espirituoso el ánimo de la mañana del hombre que abraza a su botella. Somos los que deseamos morir sedados, de a poco, sin apuros. Consciente de que voy a estirar la pata de alguna u otra manera.
      ¡Traigan los vasos llenos! ¡Repongan las botellas de cerveza! Marchemos mareados hacía donde sea que nos conduzca el pedo. Quiero dejar el pantalón meado con la huella de mi existencia. Meo luego existo.
      Quiero disfrutar sin dilaciones este instante hedonista. Mi muro de lamentos se reserva el derecho de admisión.
      Nací bajo una nueva era. De esas que tanto hablan los noticieros baratos. Me dicen que soy parte de un nuevo pensamiento globalizado. Boludeces. Solo el alcohol como pegamento de todas las eras, del era al infinito. Una escalada al pozo. Mi vaso pierde contenido mas no coherencia. Mi religión, mi filosofía, la vida, la puta vida, toda entera, signada en la espuma restante de mis labios.
      Me voy a eregir en un acuerdo inconstitucional. Voy a ser lo que no sé que quiero ser. La realidad me pasó cuentas por los destrozos y yo solo pienso que nada debe quedar en pie.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...