martes, 10 de noviembre de 2015

Día 541: Vino de loto

      Una medida correcta de veneno para brindar por lo que no tengo. Un buen champagne que salga de las tripas. Debemos caer antes de la noche. Nos abandonamos a esos ánimos dadivosos. Toca hacer lo que corresponde. Beber sin chistar. 
      La crisis del nombre. Un hombre anhela el poder de una hormiga para controlarse el culo. No es lo que parece. Es más bien una advertencia de camino sinuoso. Tomamos nota del error a repetir de tantas veces que tantas.
      Una alternativa para cagarla con estilo. El sol es una mentira para los aficionados a la luz. La noche lo envuelve todo. A veces me animo a andar sin rueditas. Sin miedo a caerme.
      A veces me gusta pensarme otras salidas a lo inevitable. Sé de esos cuentos de la muerte. Que los cuenten como quieran. Detrás de una mentira siempre hay otra mentira. La verdad es la mentira y viceversa. Cambia el ropaje.
      De vez en cuando se atora el puñal en la pierna. La sangre es un descuido. Algo que no vimos. Algo que no dejamos ser. La sangre se volvió copa. Una copa de beber. Hasta el fondo.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...