jueves, 12 de noviembre de 2015

Día 543: Enfermo

      Una manta negra para tapar al muerto. Suficiente negro por hoy. Blanco laborioso. Teclas de un piano. Tablero de ajedrez. Extremos de figuras. Furibundo en las ansias el arroyo puede abarcar cada rincón de tierra hasta que se haga agua.
      Juvenil desenfado mata entusiasmo. Tiene los poderes de un mago oscuro. Y puede ser algo más. Una sombra que se asoma al final de las eras. Un nacido de padre y madre. El hombre común, ese del que habla la profecía.
      Navegará aguas desconocidas y nombrará nuevos lugares. El hombre común, genio del cotidiano popular. Nació y muere son grandes atributos, hasta que un día descubre un guión alternativo. Otra vida. Otro acuerdo.
      Extraer el oro de la caries. Un diente menos. Deberá sonreír con sus encías al descubierto. Huesos que no vuelven a nacer. 
      Por supuesto el eco de un oído apretado. Un ruido confuso. De lo que su deber predica un hombre común hace su casa en lo que puede ser una nada convertida en algo. Sabe de reconstrucciones. Poeta. Nigromante. Separa las aguas. Y lo que nadie dirá: ese hombre es peculiar.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...