domingo, 15 de noviembre de 2015

Día 546: Nosotros

      El mundo debe pagar su cuota de sangre. Océanos de fuego donde nadan pobres e inocentes por igual. Son pocos los privilegiados que escapan a los designios de una destrucción inevitable. Bajo esa pantomima del guerrero atemperado venden los peores sueños. Cautivos en un mercado de luces y sombras.
      No perdieron esa noción de abismo que cae por sobre sus cabezas. Es el temor del mundo venido abajo. Una cruz invertida. Adorados dioses de mentira. Encontrar una justa para nuestro zapato. Y el teléfono pierde el tono. Y nadie toma el mensaje.
      Tan evidente como pueda serlo. Un grito de aleluya a la nada. Un esperma disonante. Con sus grandes cuentos vienen. Tienen ganas de asustar al niño pueblo. Y el nene está crecido, ya no mama mentiras.
      ¿Cómo pudimos dejar en otras manos algo nuestro? ¿Cómo actuar ante el descuido de una especie? Fuimos nosotros. Nosotros. Responsables. Aquellos que levantan el teléfono sin tono para decir acá estamos. No es ausencia. Es largo de entender. Mas no imposible.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...