miércoles, 25 de noviembre de 2015

Día 556: Sumas y restas

      Hicimos las sumas y las restas. Nos dio cero. Ese resultado punzante, agónico. Cero. La totalidad de las nadas reunidas en un solo espacio. Romper el auto sin abolladuras. Estrellarnos contra el borde de la puta que lo parió. Pero alguien grita desde atrás: ¡hicimos las sumas y las restas!
      Claro, somos todos sumadores, restadores, tenemos un espíritu matemático. Somos la gloria de la cuenta. Pero al instante desaparece. Hay una pequeña distinción para el cúmulo de pensamientos de los que carecen de sentido. La idiotez al poder. ¿Y qué se puede decir? Si hicimos las sumas y las restas.
      Por favor, seamos civilizados. Avancen con cuidado. Que la horda pica y quema, como un crema de afeitar mala. Pudiste decirlo, pero lo callaste, como el mudo ese de la película, que lo calla y lo calla. Pero al final recupera la voz y no lo dice. 
      Son los tantos de muchas sumas lo que representamos. Si fuera fácil lo fácil. Qué tanto de la vida queda al descubierto, como un océano apagado. Después dicen que lo dijimos. Si fuera fácil lo fácil, capaz lo haríamos. Capaz no.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...