sábado, 28 de noviembre de 2015

Día 559: La decimoctava extinción

      No pasó mucho tiempo hasta que extinguirse se volvió una cosa normal. La ciencia había encontrado su camino de vuelta a casa, así que esas cosas que le rompían el cerebro a los antiguos humanos era algo del pasado. Solo un pequeño inconveniente: los humanos.
      Gracias al férreo control de las máquinas, la extinción humana podía considerarse un hecho. Salvo que, como nadie pudo prever, resultaron ser más resistentes de lo que se esperaba. Incluso más que las extintas cucarachas. No importa que tantas bombas tiraran, la naturaleza encontraría su modo de hacer reproducir a esta plaga una y otra vez hasta poblar el planeta en cuestión de años.
      El pensamiento es el peligro. Piensan mucho y así se salvan, razonaron con tino los mecanismos de inteligencia artificial que dominaban la Tierra. De acuerdo a sus archivos, la raza humana ha sobrevivido hasta la fecha a diecisiete extinciones masivas. Diecisiete extinciones. Todas con una gran baja de humano. Todas.
      Y ahí se los encontraba. Felices. Sobreviviendo. Reproduciéndose. Incluso parecía que ahora tenían más tiempo para hacerlo, dado que todas las tecnologías de distracción masiva habían dejado de existir.
      Así vivían los monos lampiños con ideas, como sus antepasados, en las cavernas. A falta de ocio, se entretenían engendrando hijos, dado que la pastilla del día después había pasado a mejor vida. Tampoco había gente competente como para realizar un aborto. Así que los nuevos humanos se entretenían sacando músculos con la fuerza de su entrepierna.
      Luego de varios reconsiderares, las máquinas encontraron la raíz del problema. Necesitaban distraer a los seres humanos. Les darían armas, ciencia, porno, programas de televisión, ideas y otras tantas cosas para llenar su cabeza en otra cosa que no sea engendrar hijos. La estrategia fue un éxito. El principio de la extinción de las máquinas se avecinaba.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...