lunes, 14 de diciembre de 2015

Día 575: Secreto compartido

      Comimos clavos durante una semana entera, así de pobres éramos. Nunca nos fumamos una fantasía de Dickens, teníamos hambre, nada más. Creo que lo último que cayó en mi plato fue un gato roñoso. Lo salimos a cazar entre varios, como si fuésemos hombres de las cavernas. Bueno, de hecho lo éramos, ya poco quedaba de aquel yuppie de Manhattan. 
      Recuerdo que cuando cayó la bolsa nadie se preocupó demasiado. Así es la economía. Así es el capitalismo. Todos caímos en una especie de absurda resignación. Te levantás, te caés, así son las reglas del juego. Pero no esta vez. Caímos. Caímos. Y no paramos de caer hasta que todo se prendió fuego. Todo.
      Después quedaron los desperdicios, o sea, nosotros. Ni agua para apagar las llamas. Con nuestras propias manos apagamos el fuego. Desde ese entonces en esta nueva sociedad que conformamos es un pecado mostrar las palmas de las manos. Es un estúpido homenaje a nuestro sacrificio. Y tampoco fue para tanto.
      La humanidad debería estar condenada siempre. Es el castigo que tenemos por querer vivir más de lo que nos permite la naturaleza. En algún momento nuestros antepasados la llamaron Gaia o Dios. Una entidad superior. Rebosante de poder. Vengativa. Que no duda en aniquilar a los justos y a los injustos por igual. Así es la naturaleza. Así lo descubrimos.
      Existen pocos registros escritos de nuestra historia. Todos compartimos nuestros conocimientos, pero siempre es insuficiente. Un viejo profesor que vivía en nuestra comunidad nos recordó algo de ese fenómeno que vivieron los hombres de las cavernas, los verdaderos.
      Y sí, nos hicieron preocupar por el calor y los peligros del efecto invernadero, pero nadie se preocupó por nosotros, ni por lo que ocurría bien por lo bajo de la Tierra. Ya pasó antes, como dije. Esta vez vino peor. Todo el planeta se cubrió de nieve. Blanco por acá. Blanco por allá.  Tuvimos que aprender a vivir del permafrost. Así de cagados estábamos. Bueno, así de cagados estamos. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...