domingo, 20 de diciembre de 2015

Día 581: Emancipado

      Fuiste un zonzo, lo arruinaste todo. Creí que te ibas a dar cuenta. Había un acuerdo, con palabras y todo. Incluso creo que había mucha guita de por medio, pero lo echaste a perder. Por nabo. O tarado sentimental. Lo mismo da.

      Ocurrió una noche, o una mañana. Poco recuerdo. Recibí un mail de nuestro contacto en China. Íbamos a piratear de lo lindo un producto que íbamos a vender como pan caliente. Y ahí apareciste vos, como el nexo maldito de toda esta operación. Era inevitable tu presencia, alguien de la aduana tenía que hacerse el boludo. Ese boludo fuiste vos. Claro que no pensé que te ibas a tomar tan en serio ese apelativo.
      Lo cantaste todo a los sabuesos de la DGI. Todo. Nos cayeron como veinte tipos con la policía a la oficina de Moscardi. Era nuestra fachada legal. Nuestro lavarropas monetario. Recibimos a cambio una clausura del tamaño de la cancha de Racing. Todo por tu culpa.
      No sé que te agarró, un ataque de honestidad, tal vez. No se me ocurre otra. Te tendrías que haber corrido, pibe.
      Y yo iba a las puteadas. Me jugué la matrícula con Moscardi. Iba a ir en cana por tu estupidez. Hasta que recibí hace una semana atrás dos llamadas. Una buena, otra no tanto.
      La buena era que junto con mis empleados zafamos todos de ir en cana. El hijo de puta del abogado de Moscardi nos la sacó barata. Una multita, con moratoria y todo. Nos tenemos que ir a fin de mes a pichulearla a Europa, porque no tenemos permitido montar negocios por un plazo de cinco años, pero qué importa, quedamos libres de hacer las nuestras. Libres. 
      Con la segunda llamada recibí noticias tuyas. Desapareciste. Nadie te pudo rastrear más, y eso que Moscardi tenía sus contactos. Al final no eras tan estúpido como creía. Te fuiste de acá con toda la mercancía. Un container entero. Ni la más pálida idea como lo lograste. Solo puedo decir que te felicito. Montaste tu propia operación y al final te salió mejor que la nuestra. Una última cosa, ojo. Ojo. Disfrutá tu momento, éxitos, pero no te duermas. Mirá que Moscardi es bravo. Si te encuentra te va a hacer pedacitos. Si necesitás un contador, ya tenés mi número de teléfono.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...