martes, 22 de diciembre de 2015

Día 583: Electrificado

      Nadie supo cómo, el caso es que apareció una mañana una línea de corriente que venía del cielo. Alguien se había tomado el trabajo pegar con cemento un tomacorriente a un poste de luz. Una obra del infierno, pero funcional.
      El cable, de un diámetro de cincuenta centímetros, se perdía en el cielo, entre unas nubes que estaban ahí arriba como colocadas a propósito. Trataron de extirpar el tomacorrientes de diversos modos. Retroexcavadoras, tijeras, bombas, pero todo fue inútil. El cable seguía electrificado.
      Y por cierto, consumía de lo lindo. El medidor superó los 999999 kilowatts y estalló, como pidiendo disculpas por no poder contar por sus medios tanta energía. Algo fuerte estaba conectado allá a lo lejos. Por supuesto, a la empresa proveedora de energía eléctrica no le gustó ni medio este robo a mano armada. Una cuestión robinhoodesca, podrían llamarlo unos cuantos.
      Ahora el misterio. ¿A quién le toca hacerse cargo de este cable? ¿estamos frente a una nube ladrona? ¿o sería un Dios con problemas económicos?
      Algunos buscaron desandar el problema. Enviaron muchas naves al espacio. Muchas. Porque si por algo se caracteriza la humanidad es por su exageración al tomar cartas en los asuntos. No encontraron nada. Solo un cable que se extendía, y se extendía, más allá del tiempo y el universo. El cable traspasaba las fronteras de la vía láctea. 
      Y más allá. Hacia otra galaxia. Muy lejos de la nuestra. Más precisamente a unos doscientos mil años luz de distancia. De acuerdo a un oficial de cuentas nebuliano, con el préstamo energético solicitado al planeta Tierra, se promoverá el desarrollo de los habitantes de la Nube de Magallanes en un 127.58 %. Y ya sabemos que cuando de números se trata, los nebulianos no joden. 
      Los embajadores de la Tierra, enterados de la estafa, emitieron un comunicado de guerra a la civilización nebuliana. Piden un resarcimiento económico por el robo energético, y más aún, que arranquen el bendito tomacorrientes, que está comenzando a provocar problemas gravitacionales. Los nebulianos hicieron caso omiso a la amenaza, esperan una guerra. A menudo suelen tener un cierto sentido del humor.  

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...