domingo, 27 de diciembre de 2015

Día 588: Contienda

      Acudió a todas las técnicas de disuasión que le habían enseñado en la academia, pero el monstruo seguía avanzando. La cosa era más inteligente de lo que se pensaba. Primero, ideó un sistema dentro de su cuerpo para evadir los radares. Luego dio un paso. Y otro. Y otro.
      El miedo comenzó a visitar los corazones de aquellos que esperaban algo más que peor. El monstruo los devoraría a todos. Sin excepción. Salvo que el héroe llegue a tiempo. Un pequeño sujeto de apenas un metro de alto.
      El monstruo, aún más pequeño, sabría que la lucha iba a ser por lo bajo. Una lucha microscópica, bromeó. Así es que no tardaron mucho en encontrarse, héroe y monstruo. 
      La batalla duró tres meses y veinte días. Fue algo sin cuartel, sin descanso. Durante este período de tiempo se destruyeron cuatro ciudades en su totalidad debido a la fuerza de los impactos. Cada golpe venía cargado de veneno. Un veneno ancestral. 
      Cada uno luchaba por su causa. Dato curioso, ninguna representaba los intereses de la humanidad. El héroe reclamaba el pago de una venta realizada hace unos cinco años atrás. El monstruo juró por su esposa haber pagado la deuda. Incluso revirtió la acusación aludiendo que el producto vendido estaba roto.
      Nunca llegaron a un acuerdo. La pelea fue tan épica que un gran campo de fuerzas gravitatorias se creó en torno a ellos. El campo gravitatorio crecía con cada golpe. 
      Al tercer mes y veinte días una inestabilidad del campo gravitatorio generó una explosión que terminó por destruir la cuarta ciudad que funcionaba como ring de la contienda. Tal fue la fuerza del estallido que un agujero negro apareció así de la nada. 
      La porquería aspiró poco a poco cada centímetro terrestre. Cuanto menos se esperaba, la humanidad ya era parte del horizonte de sucesos.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...