miércoles, 27 de enero de 2016

Día 619: Detengan la juventud

      Un día me propuse crecer. Tiré por la ventana los atavíos de la infancia y le grité a vaya uno saber quién: "miren, ya soy adulto" 
       De ahí en más me dediqué a bombardear cada base de mis pasadas seguridades. Esos lazos que creía en mi ignota juventud como indestructibles. Adiós juguetes, chau juegos de niños. Basta de dibujos animados. Y cosas por el estilo, uno nunca se siente tan adulto hasta que no tira todo por la borda y se enorgullece o vuelve loco por ello.
       Aprendí a vivir en las tempestades del mundo porque eso fue lo que nos enseñaron. No existe la magia. Asesinaron a Papa Noel. Detuvieron al ratón Pérez por consumo de estupefacientes. Seamos serios por favor.
       También deportemos a la risa, por si acaso. Ustedes no tienen que aprender, ya son viejos y estarán por morir pronto. Los muy jóvenes tampoco les preocupa ésto, todavía tienen sus juguetes y sus papa noeles. A mí me importa, que estoy en el medio de todo, como un terrorista inoportuno a la espera de explotar su bomba.
       Debí preverlo. Esa constipación emocional me invade y poco puedo hacer para evadirla. Podría buscarlo en la wikipedia, alguna solución. Algo en la red que no me detecte cáncer o estupidez. Si tuviera que hacerle caso a cada sueño. La vida sería más corta de lo esperado.  

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...