jueves, 3 de marzo de 2016

Día 655: Espacio anal

      Entendían que el asunto era un timo. Cinco delincuentes esa noche se saldrían con la suya. El engaño de la lotería pondría cinco millones de dólares en cada una de sus manos. Después de eso vino un retiro lógico y temprano.
      El abogado encargado de blanquear el dinero les había aconsejado no levantar monumentos faraónicos o empresas que llamaran mucho la atención del fisco. No le hicieron caso. Compraron autos deportivos. Levantaron casinos, hoteles de lujo e incluso compraron equipos deportivos de dudosa cualidad competitiva.
      No los atraparon, pero eso fue una suerte. O una maldición, si se lo ve en retrospectiva. Sus movidas económicas llamaron la atención de criaturas de otras galaxia. Cazadores de recompensa, para ser preciso. 
      Los extraterrestres secuestraron a los nuevos millonarios con la esperanza de obtener un cuantioso tesoro por su rescate. Se equivocaron. Nadie quería rescatar a un delincuente. De hecho pedían que los matasen. 
      Los secuestradores se horrorizaron. Eran cazadores profesionales, no asesinos. Respetaban mucho la vida. Toda clase de vida. Así que tuvieron que adoptar a los terrestres a la fuerza. Nuevas mascotas.
      Estuvieron cinco meses girando en el espacio. Ocurrió lo imprevisto. El instinto ganó. Una cuestión de abstinencia llevó a los delincuentes a tomar por la fuerza a sus secuestradores. Una fuerza sexual. 
      Fue una pena, pero algo para lo que no está preparado el cuerpo extraterrestre es para ser tomado de forma sexual. Sus organismos estallaron. Los delincuentes, allá lejos en el espacio, una vez más ganaron.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...