sábado, 5 de marzo de 2016

Día 657: Empezar

      La hoja permanecía sin caracteres. Como si ejerciese una suerte de magia, clickeó la tecla de espacio y volvió al inicio. La raya vertical titilaba a un ritmo frenético. Una búsqueda en internet. Procrastinar no es pecado. Bueno, al menos hasta fines del siglo XX. La Iglesia debería rever esa situación.
      Las ideas siguen sin aparecer. Se fugaron. Se tomaron vacaciones. Un expreso a las Bahamas, con tragos gratis y todo. Así es fácil caer en la trampa del prestidigitador. Tan solo un movimiento de manos. Un dedo índice y todo se esfumaría. Hasta la gran historia. Junto con el gran escritor.
      Expresarse con tino no hace al argumento. Es solo un alargar lo inevitable. Como la vida misma. Tiene un final que todos conocemos, con coronas de flores y esa clase de cosas. Y el gran blanco se presenta. Blanco sobre hoja.
      Sinuoso. La historia se resiste. Tiembla. Suda. No cae la maldita. Un gesto involuntario sobre el teclado. Unos cuantos movimientos y la palabra al fin se digna a aparecer. Empezar.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...