jueves, 17 de marzo de 2016

Día 669: Lavar las piedras

      La suma de un mal tras otro. Pérfido. Y atrás de ello lo siniestro. Traman una solución para la complacencia de unos pocos. Es lo obvio. Luego comprender una esperanza entre tantos pensamientos oscuros. Cuantos panoramas por definir, cuantas preguntas por realizar. 
      El confín de una cosa esperada. De lo último por aparecer será. Es el tónico de un buen personaje depresivo. Comería por tal lo que haría falta. Desearé como nunca lo ha hecho un hombre. Buen valle de lirios resulta ser ese camino empedrado. 
      Una santísima trinidad que se eleva por algún lugar. Un fenómeno no sacro, cuasi científico. Momentos de un sentir específico, sin lugar a dudas. Sobrenatural. Cosificado. Si nadie responde, es una cápsula vacía. Sin espejos, ni fantasmas. Pero alguien le llena el sentido y todo lo representa. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...