miércoles, 30 de marzo de 2016

Día 682: Reposo

      Tanto sueño no por el deseo de en un mundo ideal yacer. Mas me provoca el bostezo que gutural emerge de mi boca. Considerad mi gentileza si de tacto me hallo falto. Sabed disculpar los pobres improperios de un poeta que con su poesía puede todo menos dormir.
      De este talento brotan los versos desprovistos de elemento. De esta boca que no ciñe en cerrarse al sutil encanto de Morfeo. Largas horas venideras de trabajo la jornada anuncia. Cuanta pena, alma de Kafka, que brilla por su sombra.
      Supuse saber algo que de oído terminé por tocar. Me metí en esa camisa de once varas contadas. Tomadme por el farsante. O decid que soy el quiebramuecas. Eso tal vez haga justicia al insomnio no deseado. Y decís a vuestros ojos que gentil leen las palabras que manan del teclado. No dormid, perdonad. Piedad. Y dejad que mi alma clave sus uñas sobre la almohada.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...