martes, 19 de abril de 2016

Día 702: El justiciero de los gatitos

      Fue demasiado lerdo como para desaparecer. Aún así la fuga no fue detectada por el ojo humano. Así de increíble eran sus poderes. Eran porque lo re cagaron a tiros. Murió en su propia ley: ninguna. La del vigilante.
      Es una pena. Podría haber sido un gran superhéroe, de esos de capa y zunga. No tendría que envidiarle nada a tipos como Superman o Acuaman. Lástima que su nombre no ayudaba demasiado. Se hacía llamar "El justiciero de los gatitos"
      Creo que el nombre venía a cuento de una cierta predilección hacía los gatitos. Le gustaba salvarlos. Rescatarlos de situaciones de peligro, como los bomberos en las películas, salvo que acá el justiciero se lo tomaba en serio a la cosa.
      El justiciero de los gatitos trajo justicia a 218 gatitos en toda su corta vida como héroe local. Dos veces salió en la cuarta hoja del diario del pueblo. Todo un héroe.
      A mi me dio pena, mucha, de verdad. Al pobre justiciero lo encerraron como si fuese un ladrón de gallinas. Y ahí adentro de lo violaron, dos, tres, cuatro veces. Y fue doloroso, según me cuentan. No fue el mismo. Pero en el aguante radicaba su poder. Un aguante para saber sobrellevar los avatares de una mala vida. Ahí estaba, su fuerza, y también su kriptonita.
      Salió una tarde disparado como rayo. Lo suficiente para no ser visto, lo adecuado como para que la policía pueda rodearlo. Digamos que fue un ajuste de cuentas. Lo acribillaron como al mejor hombre negro. Cuantas verdades, de las simples, se apagaron aquella tarde. Al justiciero lo ajusticiaron. Y puedo dar fe que ese día muchos gatitos lo lloraron. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...