viernes, 22 de abril de 2016

Día 705: Bordeador

      Con augusta disidencia los nobles se levantaron de la mesa. Sería un voto dividido. Algunos optaron por colgar al traidor, otros, los menos, por perdonarlo. Uno de ellos quebró el silencio. La sugerencia era por demás tentadora. Utilizarían al traidor para sus propios fines, so pena de muerte en caso de una traición al cuadrado. Un doble espía, esa fue la genial ideal. 
      Por demás está decir, fue un fracaso el proyecto. El traidor escapó y ejerció la traición al cuadrado, crimen que se condena con la muerte. Si, lo habrían matado, pero primero tenían que encontrarlo. El barco ya estaba lejos del reino. Por eso enviaron a otra persona, curioso, también otro traidor. Este también escapó.
      Con la experiencia de los dos traidores fugados, decidieron mandar a buscarlos a una persona fiel al reino. Esta persona también vio la oportunidad para desaparecer. Los nobles se sintieron preocupados. Los murmullos corrían por las calles. Algo de allá afuera se estaba tragando a la gente, vaya uno a saber con qué fin. 
      La única verdad la tenían los nobles. No sabemos manejar a nuestros súbditos, decían. Por eso debemos hacer la tarea nosotros, suspiró en voz alta un conde. Y lo escucharon. A riesgo de que el pueblo permanezca acéfalo, gran parte de los nobles partieron en busca de los hombres desaparecidos. No es cuestión de aburrir pero los nobles también desaparecieron. Para abreviar la historia se puede decir que todos cayeron en un agujero al borde de la Tierra. Algunos asociaron ese espacio vacío al triángulo de las Bermudas, aunque en realidad nadie sabe qué carajos pasó.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...