lunes, 25 de abril de 2016

Día 708: Hormigueo

       En África existen una extraña clase de hormigas, africanas por cierto, que tienden a  encontrar reparo de las inclemencias del tiempo en los lugares más peculiares. Un cuerpo humano, por ejemplo. A estas hormigas africanas de hecho, le fascinan los cuerpos humanos, sobre todo cuando recién acaban de morir. 
       De acuerdo a su jerarquía es la parte del cadáver que le toca. La reina suele ocupar el páncreas, mientras que los zánganos se encargan de los genitales. En el cráneo colocan sus departamentos las hormigas obreras y el resto es para la prole.
       A diferencia de otra especie de hormigas, a estas les gusta el baile. Bailan lo que venga, pop, merengue, cumbia, heavy metal, bossa nova, jazz, melódico, folklore. Lo que venga. Y cuando el cadáver siente el baile se produce el milagro. Un milagro zombie, si se puede llamar de alguna forma. 
       El cadáver, como lo imaginarán, cobra "vida". Bueno, no es vida, no es un dato preciso. Adquiere movimiento, como de vivo. El cadáver empieza a caminar por las calles de un país africano X como si nada. Y eso a las personas les da un poco de pánico. Un muerto que camina no es visto con buenos ojos en ninguna sociedad. Aunque en estos pueblos donde se está al tanto de lo que ocurre con estas hormigas existe una mayor prevención. 
       Algunas personas optan por aprovecharse de la situación e inventan tarifas, impuestos al muerto viviente. Así es como algunas familias pueden recibir tarifas por su muerto hormigueado. 
       Combatir a la hormiga africana de cadáveres humanos no es sencillo. Son duras, resistentes como una cucaracha con esteroides. Trataron de erradicarlas con todo tipo de veneno. Y nada funcionó. Su población crece a ritmos exponenciales. Se teme una futura invasión a otros continentes. El apocalipsis zombie está pronto a ocurrir.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...