miércoles, 4 de mayo de 2016

Día 717: Funda(i)ción

      Radiografía de una inconsistencia. Los puros permanecen pese a la volatilidad con que moran sus sombras. ¿Cuál es el término medio? ¿Cuál es ese famoso punto en que convergen las líneas de un boceto? Hay que ponerse a trabajar. Divagues atrás. Atrás esperanza de permanecer siendo.
      Cuánto eco puede contener el regocijo de una mañana alterada por la rutina. A las torres me concurro. Es sentir, ante todo. Sentir el perjurio de los huesos que acarreamos, con el juego de la carne, borracho de tanta sangre.
      Pudo parecer petulante mi empresa. Subir la Torre, bajar y luego subir. Pude haber pedido un ascensor o tal vez contratar a un enano que me lleve en andas, camino a la gloria eterna. Si, claro. Pero no sería más de lo que quise ser. Un espantapájaros hecho de cenizas. Sería capaz de acobardarme tanto detrás de mi propia naturaleza.
      Sin siquiera avisar podría conquistar el mundo. Esa y otras de los centenares de posibilidades. Un sinfín de alternancias, mundos posibles, diseñados en la perfección de sus anhelos, los míos. Tal vez me gustaría azotar al caballo y hacerle caricias al mismo tiempo. Toda la noche. Y repetir aquellos versos olvidados que ya nadie escribió, a falta de algo estúpido para decir. De lo que va iré y seré, ante todo, un muro fundante lleno de piedras antiguas. Muy antiguas.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...