sábado, 7 de mayo de 2016

Día 720: Nuevos depredadores

      Una gran X pintada en rojo aparecía a los costados de los vagones. El tren largaba humo, tanto como un fumador no pasivo. De acuerdo al gran reloj colgado sobre la estación de Londres, un vagón repleto de zombies debería arribar en el andén 8 a las 12.35 del mediodía.
Veinte años pasaron del primer brote. En solo meses la pandemia se extendió a cada rincón de los cinco continentes. Algunas islas del Pacífico esquivaron el ataque mundial zombie, pero fueron groseras excepciones de un gran chiste.
      Las sociedades futuras, por cierto, fueron mucho más expeditivas de lo que se puede estimar por todas las series y películas que cultivaron el imaginario del siglo XX y parte del XXI. En el siglo XXIII las cosas se hacen diferente.
      La idea del tren fue sublime. El mundo del futuro quintuplicó el hambre y la necesidad de comida. Si el zombie, que solo prefiere cerebro humano para su dieta, poco le importa ser asesinado, la ecuación es más que perfecta. Alimenten a las masas con jugo de zombie. Alimento orgánico, con mucha proteína. Como los insectos, pero con mejor sabor.
      Desde que la humanidad empezó a comer a los zombies, el hambre en el mundo bajó un 15 por ciento, una suma extraordinaria. Y lo mejor de todo es que los actuales métodos de esterilización de la carne previenen en un ciento por ciento un posible contagio. 
      Los años siguieron su curso. Los trenes fueron y vinieron a través de las vías. La plaga cedió a medida que fue comida en todo el sentido literal de la palabra. Así fue cono un buen día la plaga zombie fue erradicada. Los humanos sintieron esa falta, a pesar de combatirlos como la amenaza más peligrosa para la humanidad. La falta de un sabroso muslo asado de zombie. De las vísceras de zombie a la parrilla y cosas así. Tuvieron que volver a otra clase de carnes. Para ese entonces, la evolución producida en los bovinos los hacía casi indetectables.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...