jueves, 12 de mayo de 2016

Día 725: Con permiso

      Apuren los sentimientos y beban hasta cagar. Es la orden repetida que se siente más allá de los muros. Un muerto que acongoja es sed para el lamento. El deseo mal conducido de las personas que lloran detrás de invisibles causas.
      Porqué pregunto porqué. No tiento al abismo que pocas horas restan. No siento y ya es suficiente. Como testimonio de lo poco pueden erigir el palacio de la duda y la incertidumbre. Con lo poco hacer una estatua y arrojarla contra la ventana de la casa de Dios. Luego, con la abertura realizada, introducir cinco litros de nafta y prenderlo fuego todo. Lo pequeño se hace gigante.
      Si nadie pregunta es el miedo el que habla. Si nadie presupone el estima del que varado queda, sollozando en la intemperie. El pobre de corazón se arropa en su desnudez. El pobre de mente se viste demasiado a la llegada del verano.
      Dónde pregunto dónde. Del espacio sentirse disparado. Como el cohete fuera de la órbita alcanzada. Sin espacio. Sin cielo. Las preguntas acogotan el espíritu y el aire del pulmón vaciado. Cuando preguntas de las no preguntas queden, y la nada se figure eterna, quizás ese día tengamos permiso de ser.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...