domingo, 15 de mayo de 2016

Día 728: Otro cuento de los otros

Los burócratas estallaron de placer al anunciar un nuevo paquete de leyes que subyugaría a toda la república. De acuerdo a su programa de Estabilidad sostenida, el incremento a la efectividad en la tasa de los servicios públicos representaría una clara mejora en la imagen del gobierno. Algo así. Por supuesto el pueblo no dijo nada. Nadie tenía voz. Ni voto. Ni boca.
Desprovisto de la verguenza necesaria para aceptarlo, estos mandatarios de los papeles confiscaron decenas de millones de vidas humanas para promover el bendito plan. La Estabilidad sostenida se delineó como un propósito a seguir por etapas delineadas con mucha circunspección. Claro, nadie entendía nada. Existían pocos cerebros. Pocas bocas. Ninguna voz. Cuerpos muertos.
Las decisiones de estos hombres de corbata arrojaron al país por la borda. Ninguno pudo prever una situación de tanta crisis. Una realidad tan evidente que pocos podían ver. De a poco el aire se fue haciendo más fino.
Así fue como la respiración se convirtió en un asunto de privilegio. El impuesto a la vida provocó el giro definitivo. El mundo entero empobrecía a expensas del programa de Estabilidad sostenida. A la larga el dragón dormido se los comió a todos. Pronto le llegó el turno a los burócratas de rendir cuentas. Sus cabezas rodaron como en los mejores tiempos. Fue algo digno de verse.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...