domingo, 22 de mayo de 2016

Día 735: La primera extinción marciana

      Las tropas lanzaron un furibundo ataque antes de caer el sol. El último, que concluyó con la guerra de la sangre verde. Nunca bastaron los eufemismos, dado que la palabra más acorde era masacre. Mil millones, esa fue la cifra, marciano más, marciano menos. No quedó un solo nativo en pie. Bastó un lustro para despoblar Marte. Las colonias humanas crecieron a un ritmo desconcertante. Así, en pocos meses, la sangre verde fue olvidada.
      Los marcianos no solían tener dichos que avalen la sabiduría acumulada a través de miles de años de existencia, de existir uno solo que los definiera ese podría ser: "nunca des por perdido algo, aún si ese algo se muere" o algo así. Fueron las almas marcianas, cosas más difíciles de matar. Cosas más corpóreas que las de cualquier otro animal similar en la galaxia. 
      Por supuesto volvieron para hacerse con su venganza. En poco tiempo invirtieron el plan de matanza establecido para su especie. Poco espacio quedó para el gran vacío que desde ese día fue Marte.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...